Residencia Campreste de Fidel Castro, El Taje.

Cubanos es hora de despertar, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

RESIDENCIA:
Municipio Trinidad, Provincia Sancti Spíritus. Laguna de Tage, situada al sureste del poblado de Palmirito. La entrada al lugar se realiza por un tramo de la carretera entre Palmirito y San Pedro.

Mansión construida por órdenes de Fidel, la cual está destinado a hospedar a éste y sus invitados Esta instalación fue construida debido a que dentro de la zona se encuentra la Laguna del Tage, lugar frecuentado por Fidel para disfrutar de la pesca y la caza. Los vecinos más cercanos saben cuándo Fidel o Raúl se encuentran allí ya que se escuchan los disparos, que hacen desde un helicópteros los guardias del MININT, con el objetivo de espantar las aves para que puedan ser cazadas por los visitantes. Existen en el lugar grandes cantidades y variedades de aves exóticas, así como patos y faisanes. Cuando Fidel acude a la zona lo hace en avión el cual aterriza en una pista que se construyó en una finca ubicada en las proximidades de la laguna. Dicha finca se la confiscó el gobierno, a un campesino que era su dueño. El acceso al lugar es prácticamente imposible debido a que desde los caminos vecinales hay tropas del MININT.
Atiende la Mansión un personal uniformado que forma parte de la servidumbre. Uso exclusivo de Fidel y sus invitados.
El Taje antes San Pedro y esta al sur de Sancti Spiritus, cerca de la costa sur de Cuba. Coordenadas del Lugar 21°45’43.82″N 79°49’18.37″W 

EL Taje

Casa, El Taje  desde la entrada principal .Casa, El Taje desde la entrada principal .

Aeropuerto construido para el uso exclusivo de los Dictadores Castro.

Aerodromo San Pedro. Casas de los Dictadores Cubanos.
Fue construido esclusivamente para que aterrizaran alli Fidel y Raul Castro cuando iban de caceria a esta aerea. Despues fue extendido por la DAAFAR para ser usado como aerodromo de maniobras de la base de Santa Clara, completamente operacional de dia, no tenia ayuda de navegacion, ni radio, ni faro. Pavimento de asfalto con mas de 2,400 metros de largo X 30 metros de ancho, franjas de seguridad de apenas 15 metros a ambos lados y reservas de combustible modestas, estaba bajo administracion del MININT por los años 1985. Efectivamente, “El Taje”, fue, hasta el derrumbe del campo socialista y la URSS, un coto de caza exclusivo de la alta dirección del desgobierno de Fidel Castro.
Verdaderamente no tuvieron que realizar nada extraordinario para convertirlo en un lugar de turismo de caza menor. Toda la infraestructura ya estaba hecha y con todo el lujo que te puedas imaginar.
El Taje 21º45.0’N 79º46.0’W , 2,249 metros de longitud

San Pedro Aerodromo

Fidel Castro, Campeón de los Dictadores Modernos

Tomado de: http://www.contactomagazine.com/cuba50/castrodictadores1208.htm

Hay sorprendentes rasgos comunes entre los ‘hombres fuertes’ más trascendentes de los últimos 100 años, sobre todo entre Hitler, Mussolini y el comandante cubano

fidel castro-merida-1998 (14)

Ninguno de los que saludábamos a los “mau-mau” (como llamábamos a los rebeldes) que en los primeros días de enero de 1959 desfilaban en jeeps y camiones por el tramo avileño de la Carretera Central, y vitoreábamos a Fidel Castro como un Julio César llegado de las Galias, pudo imaginar que aquel joven líder sería el único gobernante en la historia que, sin ser rey, alcanzaría los 50 años en el poder.

Ni Julio Verne, rey de la imaginería literaria, habría sospechado algo semejante.

Pero así es. Castro, quien en noviembre de 2007 desplazó del primer lugar al norcoreano Kim Il Sun (quien gobernó 48 años, 4 meses y 29 días), el próximo día de Año Nuevo de 2009 implantará otro récord mundial: medio siglo como dictador.

Digo gobernante, porque aunque el anciano comandante no es ya presidente, sigue siendo el primer secretario del Partido Comunista, que según la Constitución socialista del país es la máxima instancia de poder en la isla.

O sea, es Fidel, y no Raúl Castro, el número uno de Cuba, y es el “Comandante” precisamente quien hace más miserable la vida de los cubanos al no permitir que su hermano haga algunas muy tímidas reformas económicas que al menos podrían aliviar la pobreza masiva que sufre hoy el que fuera uno de los tres países con más alto nivel de vida en América Latina.

Sólo un tercer colega de Fidel y Kim ha gobernado 40 años o más: el albanés Enver Hoxha (1945-1985), pero en 2009 se incorporará al exclusivo club el libio Moammar el Ghadafi, quien gobierna desde 1969.

Con motivo de este insólito récord de Castro, habría sido muy oportuno que alguna entidad académica hubiese realizado un estudio para determinar cuáles han sido los “hombres fuertes” más trascendentes de los últimos 100 años, tomando en cuenta no sólo el daño a sus pueblos, sino su impacto internacional.

Como nadie hizo esa selección, yo hice la mía propia: Adolfo Hitler, Benito Mussolini, José Stalin, Mao Tse Tung y Fidel Castro.

Pesos pesados como Pol Pot, Francisco Franco, Sadam Hussein, Idi Amin Dada, Rafael Leónidas Trujillo, Porfirio Díaz, Juan Vicente Gómez, Augusto Pinochet, Kim Il Sun, Mobutu Sese Seko, Suharto, o el líder talibán Mohammad Omar, no alcanzan la puntuación suficiente, pues no afectaron tanto a la comunidad internacional.

Pese a su rica fauna de caudillos, en América Latina no encontré a nadie capaz de relegar a Castro, quien además de trasladar su otrora próspero país al medioevo en pobreza y falta de libertad, de causar la muerte de miles de personas y de exportar la subversión y el terrorismo a toda América Latina, ha sido el único que ha conseguido presentarse como defensor de los pobres.

¿Cuál fue el más letal? El índice apunta hacia Hitler. Su megalomanía provocó la más sangrienta guerra ocurrida jamás, con 60 millones de muertos. Sometió e incendió a casi toda Europa y parte de Africa del Norte y de Asia.

No obstante, hay un dato sorprendente. Según El libro negro del comunismo, un estudio realizado por profesores universitarios europeos, casi todos de izquierda, publicado en 1997, Mao Tse Tung en materia de muertes fue más lejos que Hitler: 65 millones de chinos perdieron la vida durante su liderazgo (1949-1976), unos de hambre a causa de la colectivizacion de la tierra, y otros ejecutados, muchos de ellos durante la Santa Inquisición maoísta llamada “revolución cultural”.

De su influencia baste decir que en Asia y Latinoamérica hay todavía guerrillas o partidos maoístas.

Mussolini, cómplice de Hitler en el genocidio cometido en Europa, fue uno de los mentores ideológicos del Fuhrer, al crear en 1919 los “Fasci Italiani di Combattimento”, grupos armados que luego constituyeron el Partido Nacional Fascista de Italia, en 1920, cuatro años antes de que el “cabo Adolf” plasmara su filosofía fascista en Mein Kampf (Mi lucha).

Stalin causó la muerte de 20 millones de personas entre 1932 y 1941. La mitad de ellas pereció de inanición por la colectivización de las tierras. Los otros 10 millones fueron fusilados en los campos de concentración, según un informe presentado en 1960 por Olga Shatunovskaya, en un pleno del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, presidido por Nikita Kruschev.

O sea, Stalin causó un holocausto mayor que el de los nazis contra los judíos, pues anualmente llevó a la muerte a 2.2 millones de sus compatriotas en nueve años. Fue además la cabeza del movimiento comunista mundial durante tres décadas.

Semejanzas: socialistas radicales

Entre estos cinco caudillos hay muchas semejanzas, muy en particular entre Hitler, Mussolini y Castro.

Los tres comenzaron sus carreras políticas como hombres de izquierda. Hitler se definía a sí mismo como socialista, la bandera de su partido era roja y decretó el 1 de Mayo como día feriado. Odiaba a la burguesía y consideraba que el fascismo y el comunismo eran la misma cosa. El partido nazi fue fundado (1919) con el nombre de Partido de los Trabajadores Alemanes (DAP). La propia palabra nazi significaba socialismo, pues era la abreviatura del vocablo alemán “Nationalsozialismus”.

Mussolini, llamado Benito por su padre (un socialista) en honor a Benito Juárez, se inició como líder socialista simpatizante de Carlos Marx. Era un agitador revolucionario que movilizaba a los trabajadores en contra del orden “burgués”. En 1910 dirigió el semanario La Lotta di Classe y en 1913 fundó una revista llamada Utopía.

El don de la palabra fácil y electrizante y un gran carisma personal fue una ventaja de la que gozaron los tres, que a la vez padecieron por igual de narcisismo y de una enfermiza afición por escucharse a sí mismos.
Como excepcionales oradores, fueron aclamados como dioses terrenales y convencían a las “masas” de que lo blanco era negro, y viceversa. Los discursos de Hitler eran ovacionados por multitudes que lloraban de emoción. Algunas mujeres se desmayaban de la emoción. Por eso obtuvo 13 millones de votos en las elecciones de 1932.

Resulta asombroso ver en documentales de la época, algunos realizados por Leni Riefenstahl, la documentalista personal de Hitler, el gran parecido de Castro con el líder nazi al hablar en actos multitudinarios con el mismo tono agresivo y grandilocuente, y con las poses histriónicas y los gestos de Mussolini, cosa que se puede apreciar en el documental El fascismo corriente (1964), que el cineasta soviético Mijail Romm realizó a partir de materiales de archivo.

En fin, son tantas las coincidencias entre ellos que éstas dibujan una clara influencia de unos sobre otros.

Por ejemplo, Mussolini, creador del fascismo, fue uno de los mentores ideológicos del Fuhrer al crear en 1919 los “Fasci Italiani di Combattimento”, grupos armados que luego constituyeron el Partido Nacional Fascista de Italia, en 1920, cuatro años antes de que el “cabo Adolf” plasmara su filosofía fascista en Mein Kampf (Mi lucha).

En su obra, Hitler repite conceptos del Duce italiano y escribe que el futuro “Estado nacionalsocialista ha de desarrollar una política orientada hacia la justicia social, creando la organización social del trabajo”.

Fidel Castro en julio de 1953 dirigió el asalto a una fortaleza militar cubana, para capturar armas, derrocar al dictador Fulgencio Batista y llegar al poder. El mal organizado ataque fracasó y a su jefe lo encarcelaron.

Por cierto, casi nadie en Cuba sabe que a principios de los años 50 Castro visitó dos veces al general Batista en su finca Cuquine y lo alentó a que diera un golpe de Estado. Los encuentros los solicitó Fidel y fueron logrados gracias al cuñado de Castro, el político Rafael Díaz-Balart, quien estuvo presente y comentó luego que los dos personajes se tuvieron mutua admiración.

Castro, con su pasado gangsteril universitario, al parecer estaba consciente de que por la vía electoral nunca llegaría al poder y alentaba un golpe militar para rebelarse y tomar el poder por la vía armada. Y el 10 de marzo de 1952 Batista lo complació.

En el juicio por el asalto a la instalación militar, Castro terminó con una poética frase: “Condenadme, no importa, la historia me absolverá”. Y ese fue el título que le puso al programa político y social que escribió en la cómoda y breve prisión que le tocó.

Pero muy pocos en la isla conocen que 30 años antes, para derrrocar primero al gobierno del estado de Bavaria y luego el de toda Alemania, Hitler asaltó el Ministerio de Guerra en Munich, el 9 de noviembre de 1923. El asalto fracasó y en el juicio que le siguieron dijo: “Aún cuando los jueces de este Estado puedan condenar nuestra acción, la historia, diosa de la verdad y de la ley, habrá de sonreír cuando anule el veredicto de este juicio y me declare libre de culpas”.

Luego, en su prisión de nueve meses en la fortaleza de Landsberg, Hitler escribió su programa político e ideológico (Mein Kampf).

¿Pura casualidad?. Quizás no tanto. El sacerdote jesuita Armando Llorente, profesor, mentor y amigo de Fidel en el Colegio de Belén, quien con 94 años fue entrevistado en Miami el año pasado –entrevista que reproduce el semanario Elveraz.com–, cuenta que Fidel pidió en la bibloteca del colegio el libro de Hitler, el cual impresionó mucho al joven.

“Estudiaba y leía mucho, con especial predilección libros sobre los conquistadores españoles y escritos de los líderes del nazismo y del fascismo, como Hitler, Mussolini y José Antonio Primo de Rivera”, explicó el prelado español al periodista.

El religioso añadió: “(Fidel) cantó conmigo el “Cara al sol” veinte mil veces y con el brazo en alto”. “Cara al sol” era el himno de la Falange Española, el partido fascista. Su letra se le atribuye al fundador (1933) y líder del partido, José Antonio Primo de Rivera, fusilado en 1936.

En diciembre de 1958 el padre Llorente logró llegar a la Sierra Maestra, haciéndose pasar por ganadero, para entrevistarse con su ex alumno, a quien le preguntó si la revolución era comunista y éste le respondió: “¡Padre, de dónde voy a sacar el comunismo si mi padre es más franquista que usted!”.

Los ‘gusanos’ de Hitler y Fidel

El Fuhrer llamó gusanos a los judíos, para presentarlos como gentuza a la que se podía borrar de la faz de la Tierra, o avasallar.

Fidel Castro bautizó como gusanos a quienes no estaban de acuerdo con él, y los presentaba como “enemigos vendidos al imperio” que se podían humillar, expulsar del trabajo, despojar de sus propiedades, encarcelar, o fusilar.

La creación de bandas paramilitares de fanáticos son otro denominador común. El Duce creó las camisas negras, cientos de miles de jóvenes con los que entró en Roma y tomó el poder el 30 de octubre de 1922.

Hitler organizó las camisas pardas, convertidas luego en genocidas tropas de asalto. Castro organizó las Milicias Nacionales Revolucionarias, 20 años después las Milicias de Tropas Territoriales (MTT), y por último las Brigadas de Respuesta Rápida, sin uniforme para que parezcan civiles, que son las bandas paramilitares que hoy envía el Partido Comunista a reprimir a golpes cualquier amago de protesta pacífica.

Pero Castro fue más lejos: creó los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), organización represiva a nivel de cuadra (espacio de 100 metros en los barrios cubanos) que establece que una mitad de la población vigile a la otra mitad y las dos juntas informen a la Policía sobre lo que hace cada ciudadano.

Otro enlace entre ellos es el de inventarse un mundo fantástico, creer en él, y aferrarse a ideas fijas desconectadas de la realidad.

Con Berlín ya ardiendo, y el Ejército Soviético casi a las puertas de su bunker, Hitler continuaba absorto contemplando los planos del futuro Berlín del Tercer Reich que los arquitectos Hermann Geisler y Albert Speer habían realizado.

Hoy, con el país soltando los pedazos y con los cubanos sumergidos en la pobreza profunda y la desesperanza que genera un sistema socieconómico inviable, Castro escribe en sus reflexiones que “el futuro pertenece por entero al socialismo”.

(Alvarez Quiñones, periodista y analista económico cubano con cuatro décadas de experiencia, radica en el sur de California, Estados Unidos. Hasta octubre de 2008 fue integrante del equipo de editores del diario La Opinión de Los Angeles. Es un experto en temas cubanos. Conoció personalmente a Fidel Castro, a Ernesto Che Guevara y a casi todos los dirigentes del régimen cubano).

Primicia, la princesa del régimen cubano se encuentra de vacaciones en Palermo, Sicilia.

Todos los materiales (textos e imágenes) que aparecen en este sitio, son de la propiedad del autor y está prohibida su reproducción total o parcial en cualquier otro medio sin autorización por escrito del encargado del sitio.

Email: CubaDescubierto@gmail.com

Cubanos, recuerden:

“Cuando los gobiernos temen al pueblo, hay libertad. Cuando el pueblo le teme al gobierno, hay tiranía“.

Thomas Jefferson.

Todas las fotos se pueden ampliar dando un click arriba de la imagen.

En Cuba al Descubierto no nos tomamos ni un día de descanso para seguir desenmascarando la dictadura que perdura en nuestra patria. Es  importante demostrarle al mundo el desparpajo con que viven los hijos de los dictadores cubanos, mientras estos les piden al cubano de a pie mas y mas sacrificios por la ROBA- ILUSION.

Familia

Mariela Castro  Espín (nacio en La Habana 27 de Julio de 1962) se encuentra en estos días visitando a la familia de su esposo en Sicilia, la acompañan por lo menos dos de sus hijos, Lisa Titolo Castro y Paolito Titolo Castro y el esposo de esta Paolo Titolo (nacio en Palermo, 2 de agosto de 1958).

Paolo Titolo y Mariela Castro.

 Paolo Titolo y Mariela Castro.

 Mariela Castro EspÌn; Vilma EspÌn Guillois by Ida Kar

Vilma Espín Guillois con Mariela Castro en 1964.

Ahí visitan al hermano Dario y padre de Paolo Titolo, Isidoro. También están las primitas Gaia y Giogia junto a la esposa de Dario, Luciana Feo.

Dario Titolo 1

Video de Mariela Castro en Italia, atrás de su esposo Paolo Titolo al final de la mesa sale su suegro Isidoro. Video del Domingo 5 de Septiembre del  2010 en Coldrerio en la afueras de Milan.

Feliz Navidad y prospero Año Nuevo para todos los Cubanos, especialmente los presos y los que son reprimidos por pensar diferente a la dictadura Castrista.

El perfil psiquiátrico de Fidel Castro que hizo la CIA

Tomado de http://www.martinoticias.com/content/perfil-psicologico-de-fidel-castro-que-hizo-la-cia/82920.html

El estudio, elaborado en 1961, destaca que Castro adora sentirse adulado por las masas, siente enormes ansias de permanecer en el poder y necesita enfrentarse a un adversario para que su existencia sea perfecta.

Hace 53 años que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) describió a Fidel Castro como un líder neurótico y narcisista, cuya única prioridad es “mantenerse en el poder“, junto a otros rasgos que, desde entonces, la historia se ha encargado de confirmar.

El perfil  psiquiátrico de Castro, elaborado por un equipo de especialistas de la CIA en octubre de 1961, explica en primer lugar que Fidel Castro no está en ningún caso loco, aunque tiene una personalidad inestable, vulnerable a la presión psicológica.

El informe de tres páginas, archivado en la Biblioteca Presidencial y Museo John F. Kennedy de Boston destaca también que Fidel Castro adora sentirse adulado por las masas, tiene enormes ansias de permanecer en el poder y necesita enfrentarse a un adversario para entender que su existencia es perfecta.

La CIA hace hincapié en que Castro es inestable y necesita los halagos de sus congéneres para sentirse pleno: cualquier crítica lo desestabiliza y hace que pierda el contacto con la realidad.

“Excepcionales elementos neuróticos de su personalidad son el hambre de poder y su necesidad de reconocimiento y adulación por las masas: es incapaz de obtener completa satisfacción de cualquier otra fuente“, subraya el informe, citado por el diario argentino Clarin.

A su vez, los expertos también consideraban por entonces que Castro padecía un miedo atroz a las desgracias que le pudieran suceder debido a su pasividad (entre ellas, perder el poder por no haber sabido reconocer a tiempo los peligros que le acechaban). Esta característica se relaciona con su necesidad psicológica de encontrarse siempre en la cima, controlando a la sociedad y velando por ella como si estuviera formada por menores de edad.

En otra parte del informe el equipo psiquiátrico de la CIA sugiere que “el desvelo de Castro por la atención médica y la alimentación de los más pobres, por brindar igualdad de oportunidades educativas a los no privilegiados, y su deseo de ser reconocido por ellos como un hermano benevolente y protector, indica un grado de conciencia muy herida. Sus castigos extremos a las violaciones y robos hablan también de cierto grado de culpa inconsciente que tal vez pueda ser usado en su contra”.

Sin embargo señala que, “pese a depender de las masas para su sostén (…) no confía en ellas lo suficiente como para convocar elecciones. Su prioridad es mantenerse en el poder. Él probablemente destruiría a ambos, a sí mismo y al pueblo cubano, para preservar este estatus“.

Después de analizar los vínculos de Castro con Raúl y con el Che Guevara, añade: “Castro parece ser un individuo pasivo que se defiende de sus miedos a esa pasividad con la exaltación de sus maneras agresivas y sádicas. Su hiperactividad, la anulación de la rutina, la falta de organización, su impulsividad, sus rabietas, sus tendencias masoquistas, incluso con un deseo de martirio, parecen relacionadas con el lado femenino-pasivo de su personalidad. Su necesidad compulsiva de estar en la cima y no ceder jamás el control o la autoridad, es otra indicación de sus miedos respecto a la pasividad“.

Entre los rasgos que más definen la personalidad de Castro, el equipo señala que uno de los más claros es su absoluto egoísmo (característica que llegan a considerar como su “Talón de Aquiles”). “Narcisista al extremo, en la victoria debe controlarlo todo, sin delegar autoridad. Cuando se enfrenta a la derrota, su primera preocupación es retirarse para reagrupar sus recursos“, completa el texto.

El informe termina destacando “la superior capacidad intelectual” de Castro, sus dotes como “líder revolucionario y agitador” y su “incapacidad para la organización y la administración. Además –dice– no puede confiar en nadie en quien delegar su autoridad”.

La doctora Hilda Molina, quien durante años mantuvo una cercana relación como profesional con Castro, y ahora vive exiliada en Argentina, confió la pasada semana al sitio Infobae que durante ese tiempo fue trazando un perfil psicológico de Fidel: “Es un psicópata. Es incapaz de cualquier tipo de sentimientos. Diseña su estrategia con precisión maquiavélica“.

Molina, una reconocida neurocirujana que dirigió el Centro Internacional de Restauración Neurológica en La Habana, dijo que llegó a estudiar Psicología para tratar de conocer mejor a Castro.

“Tiene muchos trastornos de la personalidad. Es un clásico psicópata, incapaz de cualquier tipo de sentimiento genuino hacia el semejante, los demás son instrumentos para su satisfacción, y desechables cuando no los necesita”, subrayó.