Carlos Rafael Zamora Rodríguez, embajador de Cuba en Brasil, el Rey del trapicheo y pacotilla.


Muy pronto Carlos Rafael Zamora Rodríguez, actual embajador de Cuba en Brasil quedara al descubierto en CubaalDescubierto, pueden caer hasta las cuentas bancarias que este al igual su socio Alexis Frutos Weeden tienen en Panamá.

Este señor ha preparado manifestaciones en contra de Yoani Sánchez en Brasil, pues que ahora él y sus amigos se atengan a las consecuencias.

Los infalibles peces gordos de la Inteligencia Cubana, ya no son tan infalibles y los cabos sueltos nos pueden llevar hasta la puerta de la casa del Coma-Andante Ramiro Valdés Menéndez.



El coronel de la DI, y actual Embajador de Cuba en Brasil, Carlos Rafael Zamora Rodríguez y su esposa Mayor de la DI, con cargo en la embajada de Consejera, Maura Isabel Juampere Pérez, llevan años casados sin hijos, y también llevan muchos años robado a empresas y al gobierno cubano, nos consta que en Panamá, Carlos Rafael su esposa Maura y el Jefe Centro en esa época, Alexis Frutos Weeden, pasaban mucho tiempo en Colon, buscando cosas usadas para comprar y mandar para Cuba, después revendiendo estas para sacarle tremenda ganancias que fueron depositadas en el Banco Nacional de Panamá. Estos tres siempre estaban atrás de las cuentas bancarias de las compañías cubanas para desviar dinero para ellos y sus negocios sucios.

Esposos Zamora Juampere,

Maura Juampere Zamora, Izquierda y esposo a la derecha Carlos Rafael Zamora Rodriguez.

Los números de la Embajada cubana en Panamá durante los años 1999 al 2004, nunca cuadraban, y estos sujetos junto a otro oficial de la inteligencia cubana conocido por el seudo Gaspar, pasaron mucho tiempo en estos negocios durante esos años,  se convirtieron en expertos en buscar barcos para mandar toda esta mercancía para Cuba, pagándoles o chantajeando a los capitanes de estos barcos, el asunto era sacarle ganancias a los productos comprados.

Los esposos Zamora Juampere hoy en día viven en 3RA #4206 Entre 42 y 44 Reparto Playa, Ciudad Habana, con el teléfono en la casa 205-6337, la casa está a nombre de Maura Isabel Juampere Pérez, pero para no quedarse atrás el Embajador de Cuba en Brasil, Carlos Rafael Zamora Rodríguez  también tiene un apartamento a nombre del en Aguiar # 114 Apartamento # 502 entre Chacón y Cuarteles, en la Habana Vieja, con el teléfono en el apartamento de 861-9922.

Maura tiene una hermana mayor muy conocida el Cuba se llama Rora Mercedes Juampere Pérez, es la vicepresidenta de la ACAA, y vive en 2da #61, altos apartamento 9 en La Víbora, su teléfono ahí  699-1119, si ahora son los espías cubanos los que son espiados.

Rosa Mercedes Juampere Perez

Estos espías cubanos llegaron a Brasil el 21 de Septiembre del 2009, y muy pronto regresaran a Cuba.

Carlos Rafael Zamora Rodriguez, Havana’s Ambassador to Brazil

Carlos Rafael Zamora Rodriguez, Alias “El Gallo”.

From CubaConfidential

Cuban Ambassador “Burned” As Cuban Spy

Carlos Rafael Zamora Rodriguez, Havana’s Ambassador to Brazil, is a career officer in the Directorate of Intelligence (DI), according to a highly reliable former DI officer.   Prior to his appoint to Brazil, Zamora led the Ministry of Foreign Affairs (MINREX) office responsible for Cuban officials and citizens living abroad.  Historically, this position is often led by a DI officer.

Zamora was posted as Havana’s Ambassador to Panama in 2000.  Four years later, a diplomatic crisis erupted when outgoing Panamanian president Mireya Moscoso pardoned Luis Posada Carilles and three colleagues and allowed them to leave Panama.  The four had been imprisoned for involvement in an assassination attempt against Fidel Castro in November 2000.  Cuba responded by breaking relations, after which Panama declared Ambassador ZamoraPersona Non Grata.

Prior to this first ambassadorial posting, Zamora reportedly served under deep cover as Director of MINREX’s Latin American Department.


CARLOS RAFAEL ZAMORA RODRIGUEZ

Address: AGUIAR # 114 APTO.502 /CHACON Y CUARTELES, HABANA. Telephone: 8619922

Carlos is a colonel in the Cuban DI, his wife Maura Isabel Juampere Perez is a Mayor in the cuban intelligence, Carlos was also the ambassador for Cuba in Ecuador. Carlos Rafael nick name is “El gallo Zamora”.

Maura Juampere Zamora, left and husband on the right Carlos Rafael Zamora Rodriguez.

Maura Juampere Zamora, left and husband on the right Carlos Rafael Zamora Rodriguez.

Maura Juampere Perez (Consejera Cultural da Embajada de Cuba), Fátima de Deus (Subsecretária de Cultura ), Lisette Guerra e Rafael Ramón Hidalgo Fernández (Consejero Politico de Embajada de Cuba

Maura Juampere Perez (Consejera Cultural da Embajada de Cuba), Fátima de Deus (Subsecretária de Cultura ), Lisette Guerra e Rafael Ramón Hidalgo Fernández (Consejero Politico de Embajada de Cuba

Carlos Rafael Zamora Rodriguez

Update:

Carlos Rafael Zamora Rodriguez comes from de DIM (Cuban military intelligence) he was part of the UM 3235 at El Bosque de La Habana, and when he was in Panama, he was working for the DIM, now he  works for the cuban DI (Minint).

We know alot more about Carlos Rafael Zamora Rodriguez, very soon the world will know. Get ready.

CIMEQ en días de Chávez: del hermetismo a la fabulación.

Tomado de Cafe Fuerte: http://cafefuerte.com/cuba/noticias-de-cuba/sociedad/2577-cimeq-en-dias-de-chavez-del-hermetismo-a-la-fabulacion

Por Juan Reynaldo Sánchez*

La enfermedad del presidente venezolano Hugo Chávez y la impaciencia de la prensa extranjera acreditada en Cuba por obtener información sobre el ilustre paciente, recluido en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ) de La Habana desde el pasado 10 de diciembre.

Pero como la información en Cuba es objeto de máximo control estatal, sobre todo si se trata de temas estratégicos como la salud del presidente del país que sostiene la economía cubana, ya sabemos que los corresponsales extranjeros no tendrán -ni harán- más que lo que los voceros del régimen quieran soltarle como migajas. Transgredir la línea tiene el costo de la expulsión o del castigo a su medio o agencia de prensa, que a la vez lucha por tener presencia en la isla para el momento de la Gran Noticia que se sigue haciendo esperar más allá de lo imaginable.

Estamos hablando de la prensa extranjera, porque la prensa nacional se reduce a una tropa de buenos muchachos y muchachas que responden como “soldados de la revolución” y han perdido el instinto de indagación para preguntar y penetrar en zonas de alta tensión política o en temas domésticos que puedan incomodar a jerarcas y funcionarios a todos los niveles.

En este panorama de manos atadas que deriva en resignación -y a veces en actitudes lacayunas de ciertos corresponsales foráneos-, la hospitalización, cirugía y convalecencia de Chávez en el CIMEQ ha provocado una suerte de obsesión por la exclusiva clínica entre ciertos periodistas, al parecer orientados por sus jefes en el exterior para que intenten “romper” el hermético monopolio informativo en torno al lugar.

Cimeq

Reportes edulcorados

De esa manera, desde fines del pasado año estamos asistiendo a la proliferación de un tipo de reportes edulcorados sobre el CIMEQ, y que están logrando colarse con significativo despliegue y no menos desinformación en medios periodísticos de todo el mundo.

La última de estas piezas distorsionadas que ha aparecido recientemente ha sido titulada “Hospital CIMEQ, la joya del sistema de salud de Cuba”, bajo el crédito de una prestigiosa agencia de noticias. Hay varias afirmaciones que carecen de veracidad en esta información y que merece la pena esclarecer de una vez.

Entrada del Cimeq

En primer lugar, se asegura que Fidel Castro estuvo ingresado en el CIMEQ durante la crisis intestinal que sufrió en el 2006, lo que constituye un craso error. Castro ingresó, se atendió y fue operado en su clínica particular del Palacio de la Revolución y solo después de varias semanas fue trasladado al CIMEQ para iniciar el tratamiento posoperatorio, como se demuestra en la siguiente foto de finales del 2006, en la que Castro y Chávez conversan, y por la ventana se observa un flamboyán:

 

 

 

 

 

 

 

 

En la imagen del satélite que aparece debajo, las flechas rojas indican la ventana del flamboyán y la localización de la clínica en el Palacio de la Revolución:

Puedo asegurar que fue allí porque durante la crisis intestinal que Castro sufrió en 1992, se determinó que en caso de una futura operación sería en esa clínica, que cuenta con todas las condiciones necesarias para un tratamiento especializado. Segunda confirmación: sí puede asegurarse que Chávez se encuentra en el  CIMEQ, donde fue operado y sigue su tratamiento. Además de las múltiples imágenes de locaciones que muestran a familiares y visitantes, bastaría para corroborarlo la foto donde se ven el vicepresidente Nicolás Maduro, el canciller Elías Jaua y la procuradora general Cilia Flores en la entrada principal del área especial donde está internado el mandatario venezolano:

AREAESPECIALCIMEQ

Tercera confirmación: Es totalmente falso que el CIMEQ no cuenta con plantilla fija de médicos. Desde el comienzo de sus actividades en 1982, el CIMEQ cuenta con una dirección y un grupo de especialistas que pertenecen a la institución, aunque brinden sus servicios y ofrezcan consultas en otros hospitales. Tal es el caso del Coronel Manuel Cepero Nogueira, cirujano y actual director del centro; el también Coronel Julio Díaz Mesa, vicedirector quirúrgico y jefe del equipo médico que atiende a Fidel Castro desde el 2009; el doctor Jorge E. Martín Cordero, jefe de Terapia Física y Rehabilitación y a quien hemos visto recientemente acompañando a Fidel Castro; y el doctor Rafael González Cansino, gastroenterólogo.

Un equipo multidisciplinario, conformado por especialistas de alto nivel, funciona como comisión de médicos asesores del CIMEQ para analizar y dar el visto bueno a los tratamientos de personalidades atendidas en la institución, como es el caso de Chávez.

¿Cubanos comunes?

Por último, una observación esencial referente a la atención en el CIMEQ a “cubanos comunes que sufren enfermedades complejas”. El hospital es un centro médico selectivo, concebido para atender a integrantes de la jerarquía gubernamental, acreditados con una membresía. Sus puertas del entradas son controladas por militares, quienes permiten el acceso a personas debidamente acreditadas con su carné de pacientes y un ingreso debe ser autorizado a nivel central. Es cierto que algunas personas que no son miembros del CIMEQ han sido atendidas allí por recomendación expresa de algún dirigente del gobierno o del Partido Comunista, o han sido aceptados al hospital para realizarle exámenes médicos, pero siempre han necesitado de una autorización especial.

En los casos de urgencias que han llegado al CIMEQ por accidentes u otras causas, se les brindan las primeras atenciones médicas y, seguidamente, son trasladados a instalaciones cercanas como el Hospital Militar “Carlos J. Finlay”, en Marianao. El CIMEQ es, sin dudas, la institución hospitalaria más avanzada del país y, por todo lo que representa, los pacientes que acoge y la información que acumula (que por cierto no se halla en su sitio digital), se entiende la curiosidad mediática mundial. Pero a intrépidos corresponsales que se decidan a escribir del lugar, a sus editores y los medios interesados en recibir sus despachos, valdría la pena recordarles la diferencia entre la información reveladora y la publicidad.

*Juan Reynaldo Sánchez fue escolta personal de Fidel Castro entre 1968 y 1994, con grados de teniente coronel. Fue destituido y cumplió prisión en Cuba. Logró abandonar la isla en el 2008 y actualmente reside en Miami. Tiene en preparación un libro sobre su experiencia en la seguridad personal del gobernante cubano.

 

Médicos comunican a familia de Chávez que no se recuperará, segun diario ABC.es

Tomado del ABC.es: http://www.abc.es/internacional/20130209/abci-chavez-habra-recuperacion-enfermedad-201302090851.html

El Gobierno hará los próximos días el anuncio de la incapacidad del presidente, que ha perdido la voz. El Supremo, informado.

Los médicos que atienden a Hugo Chávez en La Habana ya han comunicado a la familia del presidente, a los hermanos Castro y a la cúpula chavista que el paciente ya no está en condiciones de regresar para ejercer la presidencia de Venezuela.

Así lo aseguran fuentes en contacto con el equipo médico, que también indican que Chávez ha perdido la voz por completo, a consecuencia del tratamiento médico recibido. Este ha causado daño permanente en sus cuerdas vocales y difícilmente va a poder recuperar la voz. Sin habla y sin poder moverse de la cama, en la que lleva exactamente dos meses, el presidente se encuentra «muy deprimido», apuntan las citadas fuentes.

Un anuncio público por parte del Gobierno de que Chávez es incapaz de reasumir sus funciones será realizado los próximos días, y así ha sido trasladado ya a miembros del Tribunal Supremo, según ha podido saber este diario.

Cuando ya han pasado más de sesenta días desde su última aparición pública –el 8 de diciembre compareció en Caracas para anunciar que iba a ser sometido a una cuarta operación en La Habana, que tuvo lugar tres días después–, el estado del presidente Chávez sigue siendo de pronunciado deterioro, aunque sin alcanzar la extrema gravedad de finales de diciembre, cuando se encontró al borde de la muerte.

Consternación las últimas horas entre el núcleo duro del Gobierno

Aunque la familia sabía que el cáncer que padece Chávez, un rabdomiosarcoma, era terminal, la comunicación formal por parte de los médicos de que no cabe recuperación suficiente para intentar ejercer la presidencia ha sido un golpe para los allegados al presidente. Conocedores de la reacción del núcleo duro del Gobierno atestiguan que las últimas horas se están viviendo con consternación.

La comunicación médica debería conducir a la declaración de incapacidad o ausencia total del presidente. Precisamente el aviso dado al Tribunal Supremo indica que este organismo, que dio el visto bueno a la continuidad de Chávez al frente de la República a pesar de las dudas constitucionales al respecto, se prepara también para avalar el nuevo paso.

Dos meses desaparecido

Chávez cumple dos meses postrado cama, sin que en todo este tiempo los venezolanos hayan podido ver ninguna imagen suya, ni oír su voz (mudo ahora, no se explica que ayer el vicepresidente Nicolás Maduro dijera que su superior le había comentado ciertas órdenes económicas).

Su aspecto demacrado y su persistente dificultad respiratoria, de acuerdo con las informaciones que ha venido publicando este diario, han impedido a Chávez emitir ningún mensaje al país. Al fuerte carácter invasivo de la intervención quirúrgica –una excentración pélvica de gran alcance– se unió en el inmediato postoperatorio una grave infección pulmonar.

Aunque la ligera mejoría, dentro de su difícil situación, le ha permitido concluir finalmente la etapa de postoperatorio, esta ha sido tan larga que Chávez no ha podido gozar del temporal restablecimiento que debía suponer la extirpación de células cancerígenas realizada en la intervención. Los síntomas del avance del cáncer son de nuevo claramente manifiestos.

En sus declaraciones públicas, el Gobierno venezolano ha ido dando cuenta, con excesiva fanfarria, de la lenta recuperación del presidente. No ha informado, sin embargo, de algunos retrocesos, como el fallo cardíaco y el coma sufrido por 14 minutos el día 5 de enero, o la progresión de la metástasis.

El estado de Chávez le ha impedido hacer el viaje a Caracas para juramentar como presidente. Si en un principio se pensó en un viaje de ida y vuelta, para proseguir el tratamiento en La Habana, las novedades aconsejan un traslado definitivo a la capital venezolana para esperar un desenlace final.