Alejandro Castro Espín el galán que ordena los interrogatorios

Escrito tomado de:       http://www.martinoticias.com/content/alejandro-castro-espin/8955.html

Según su pataquín yoruba, la vida de este personaje no es más que el raíl de línea por donde corre su propio tren.

Demonizar o idealizar, es cometer el mismo error de perpetuar a un personaje del que luego nos avergonzamos. Este de hoy tiene características depredadoras. Un chico a quien el poder se le subió a la cabeza y no tuvo la precaución de cambiarse el sombrero, un joven algo circunspecto con discreción de silbato, cuarentón de alma gótica que adora ponderar su modestia mientras envía personas a salas de interrogatorio. Alejandro Castro Espín.

Nos conocimos hace tiempo, mucho antes de nacer. Nuestros padres fueron amigos; nuestros abuelos, enemigos. Según la psicología, un método bastante efectivo dice que ser único varón, y el menor de los hermanos, tiene muchísimo que ver con la personalidad adulta de cada individuo.

Ese es el caso de Alejandro, nació un 29 de julio de 1965. Leo, en astrología occidental; serpiente, por el horóscopo chino. Una mezcla que describe a quienes, sin importar costo alguno, intentan mantenerse un paso delante del resto. Pero, según su pataquín yoruba, la vida de este personaje no es más que el raíl de línea por donde corre su propio tren.

Sus estudios comenzaron en su barrio, Nuevo Vedado. En la escuela primaria “Gustavo y Joaquín Ferrer”, allí cursó hasta el 6to grado. Un niño alegre, de impresionante autoestima, despreocupado y nada complicado; para entonces sus padres estaban duchos en el arte de hacer hijos.

El pequeño y viril Alejandro, un niño saludable, únicamente padecía de una extraña enfermedad que con los años descubrí se llama ira. Eran muy frecuentes las perretas en mi querido amiguito; pataletas de niño malcriado, aseguraban sus doctores. Recuerdo con verdadero espanto una de ellas contra un bonito perro poodle que tenía entonces, lo agarró por el rabo y lo arremetió contra la pared, quedando del intrépido cachorro solo  amasijo. Pero claro, aquello fue un simple incidente, Alejandro ama a los niños, los  animales, y adora la naturaleza.

Con casi 6 pies de estatura, y capaz de rivalizar con los más apuestos galanes de televisión, su ego comienza a inflamarse cuando entró en la secundaria “Josué País”, también en el Nuevo Vedado. La constante adulación, unido al exceso de consentimientos, más el temor de sus maestros, le hicieron adoptar la condición de ciudadano modelo y fingía con absoluto dominio ser un adulto, responsable, inflexible, pragmático y poco espontáneo. Error fatal a esa edad.

Hizo el pre-universitario en el Vedado, en la escuela Antonio Guiteras, lugar donde lo recuerdan como un muchacho altanero de pocos amigos. Terminando esta enseñanza matricula en el IPSJAE (Instituto Politécnico José Antonio Echevarría), y apenas dos años después, abandona su vida de estudiante de ingeniería en refrigeración, por una menos exigente pero más prometedora carrera militar. Bastante entendible, luego de saber que un gran trauma familiar cruzó las fronteras de ser un Secreto de Estado para convertirse en chiste internacional. Entonces se radicaliza creando su propio pedazo de cielo, y escogiendo a sus seres queridos por categoría social, ideológica y racial.

Una boda elegante y discreta lo une con Marieta. El matrimonio es una institución social con disposiciones jurídicas, es la unión de personas con la intención de formar familia, de crear un vínculo conyugal con derechos, deberes, y respetar obligaciones dependiendo de la religión o la codificación legal. Es fácil de entender, difícil de practicar. No todos admiten vivir respetando esos espacios. Quizás por eso se divorciaron; pero antes, Alejandro y su joven esposa desearon tener hijos. Con el tiempo, y mucha ayuda, lo lograron. El tan deseado primer embarazo no tuvo un final feliz, la circular del cordón no lo permitió. Era una niña. Alejandro reaccionó de una manera bastante fuera de control y buscando un culpable desapareció de la vida pública por un dilatado período al ginecólogo que atendió su caso. Pasó el tiempo, la pareja sobrevivió, y la vida los premió con unos hijos hermosos. Luego, por problemas de índole delicada, terminaron en divorcio. Este señor, como castigo adicional, separó por una larga temporada a Marieta de sus hijos.

La paz es la única guerra en la que me gusta luchar; pero algunos, fieles a la imagen del héroe, y perturbados por los versos de La Ilíada, cambiaron Troya por Angola y decidieron formar parte en una invasión inexplicable. Vergonzoso episodio en la historia de mi país.

El entonces teniente Castro Espín quiso visitar la contienda y, en su primer entrenamiento, sin salir de Luanda, le explotó un RPG7 (arma de origen soviético). Así perdió la visión de un ojo. Agotado, nervioso y con ojo operado, regresó a su frenética vida con una nueva historia inventada, esta vez, adornada como mérito ensalzado, la famosa y nada despreciable “herida” en combate. La guerra para él terminó antes de comenzar.

Explicación siguiente en el próximo escrito, El ojo de la Discordia.

El calor de África es horrible; y el horror de la guerra, impensable. Previo al accidente, cuentan que un día cualquiera, Alejandro llegó a una candonga angolana rodeado de un grupo de amigos; y un nativo con malas mañas, creyéndose comerciante, le vendió a quién ya se perfilaba príncipe, una caja de cervezas donde había algunas botellas rellenas con agua. Los acompañantes lo hicieron objeto de burlas, y pasó lo inconcebible, quien opta por la venganza nunca estructura igualar sino superar el agravio. Las sonrisas terminaron cuando una bala de Browning atravesó la cabeza del vendedor fraudulento.

Podría escribir horas, pero no, porque como versa el dicho, nadie mejor que un marino para saber usar su ancla. Por ahora aquí termino, asqueado, recordando a este sujeto despreciable, arrogante, mojigato, abusador, iracundo, rencoroso, acomplejado y, a falta de mejores frases, emocionalmente inaccesible y temperamentalmente inadecuado.

El ojo de la Discordia, de Alejandro Castro Espín.

El ojo de la Discordia

Alejandro Castro Espín y El ojo de la Discordia

Alejandro Castro Espín y El ojo de la Discordia.

Alejandro Castro Espín, entonces Teniente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, llegó a la República Popular de Angola en 1989, como parte del contingente militar cubano enviado a tierras africanas. Durante su estancia en dicho país, Alejandro pasó por el Centro de Entrenamiento en Lucha Contra Bandidos (LCB), ubicado en Funda, Provincia de Luanda (8°50’44.90″S 13°32’51.18″E). Fue precisamente durante uno de los entrenamientos de tiro con los lanzacohetes RPG-7, que Alejandro se accidentó, perdiendo su ojo Izquierdo.

Foto se puede ampliar dando un click arriba de la imagen. 

Centro de Entrenamiento en Lucha Contra Bandidos (LCB), ubicado en Funda, Provincia de Luanda.

Centro de Entrenamiento en Lucha Contra Bandidos (LCB), ubicado en Funda, Provincia de Luanda. Fecha de la foto, 2 de diciembre del 2005.

Aquí les pongo un mapa satélite de Google Maps, se puede mover y  acercar la imagen. Fecha de la imagen 20 de Enero del 2013.


Para ver mapa en grande, View Larger Map
Los hechos:

Los entonces recién llegados oficiales realizaban los entrenamientos previos en el campo de tiro ubicado a las afueras del poblado de Funda, y habían sido advertidos de tomar la distancia preventiva (20 metros) detrás de los militares que realizaban ejercicio de tiro con el antes mencionado lanzacohetes. La violación de esta norma de seguridad elemental, provocó que el taco de goma-espuma (número 20 en la figura que aparece más abajo), le golpeara el ojo, con la consecuente pérdida del órgano. El antes mencionado taco, es parte de la carga propulsora del cohete PG-7 (versión antitanque), que usa el lanzacohetes RPG-7.


Videos ejemplos de lo que no se debe hacer cuando se dispara un RPG-7.


Alejandro Castro Espín, fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Militar Central de Luanda, y enviado inmediatamente a Cuba, interrumpiendo así su “misión internacionalista”, sin haber participado en ningún combate en dicho país. Sus escoltas, también compañeros de armas de Alejandro, fueron sancionados y desmovilizados del servicio activo de las FAR.

Muchas gracias a los muchos que me ayudan, sin ustedes nada de esto se podría saber.

Tirando de la cadena.

De los mensajes:

liborio en junio 4, 2013 en 1:06 am dijo: 

Oye loco sigue tirando de la cadena que te encontraras sorpresas, el rubio de la Patricia tiene también su historia, ese es el hijo del Cónsul de Cuba en USA, antiguo jefe de despacho del ex ministro Roberto Robaina, que te parece, Tomas Lorenzo se llama el hombre, tipo con una historia larguísima en el MINREX, se dice que fue el topo que saco a Robaina por el techo.

Patricia Frutos Mena con su esposo Félix Lorenzo González  pasandola bien en China, Pregunta, Cuantos funcionarios del MINREX pueden comprarse una camara asi.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Patricia Frutos Mena con su esposo Félix Lorenzo González  pasandola bien en China, Pregunta, Cuantos funcionarios del MINREX pueden comprarse una camara asi.

Alexis Frutos

Alexis Frutos con Mayor General Juan Francisco Romero Figueroa, Comandante General de la Guardia Nacional Bolivariana.

Patricia es la hija del Jefe de los espias Cubanos legales en Venezuela, Alexis Frutos Weeden, Patricia se caso el 31 de Mayo del 2011 con Félix Lorenzo González  y ahora trabaja como Agregada Diplomática en la Embajada de Cuba el Beijing, China, su esposo Felix tambien trabaja en la misma embajada.

La información que me mandaron es completamente verdad, y claro que tiraremos de la cadena, Félix Lorenzo Gonzalez sabemos que atendió High School  en Milan, Italia, en esa época su padre estaba  como Consul en Milan, el carnet de Identidad Cubano de Felix es 87111208245, así que nació el 12 de noviembre de 1987, tiene 25 años, y se graduó de Aguado y Rico en Cuba en el 2007.

Consul en Washington Tomas Lorenzo Gomez

Consul en Washington Tomas Lorenzo Gomez con su nieto recien nacido.

El padre se llama Tomas Lorenzo Gomez, si es Cónsul cubano en la Misión diplomática cubana en Washington, esta es su segunda vez trabajando en Washington, su esposa se llama Ana Margarita Gonzalez Hernández y viven en Cuba en Pasaje Teresita # 12 ½ , entre Octavo y Porvenir, en Lawton. Tomas también tiene una hija que se llama Yaima Lorenzo Gonzalez, con el carnet de Identidad Cubano 80121806995, que vive ahí con ellos, y en junio del 2009 les dio un nieto.

Esposa del Consul Ana Margarita Gonzalez Hernandez, hijo Felix Lorenzo y hija Yaima Lorenzo.

Esposa del Consul Ana Margarita Gonzalez Hernandez, hijo Felix Lorenzo y hija Yaima Lorenzo.

Yaima Lorenzo Gonzalez

Yaima Lorenzo Gonzalez.

Se dice que Tomas es un perro de persona, puede trabajar de trompeta para la Inteligencia, y las personas que lo trataron no dicen nada bueno del como persona.

Oficial cubano a cargo de compras para seguridad presidencial en Venezuela

Tomado de Cafe Fuerte: http://cafefuerte.com/cuba/noticias-de-cuba/politica/2922-oficial-cubano-a-cargo-de-compras-para-seguridad-presidencial-en-venezuela

Por Juan Reynaldo Sánchez*

Emiat Orden

Documento de compras realizadas para la Seguridad Personal y la Contrainteligencia por parte de Cuba.

Un alto oficial de la Seguridad del Estado que durante años se encargó de las compras de abastecimientos fundamentales para la cúpula gobernante en Cuba, cumple también ahora con similar asignación respecto a Venezuela.

Desde hace algún tiempo el Teniente Coronel Juan Francisco Cuní  Fernández  está asesorando a la seguridad presidencial en Venezuela. Este oficial cubano es un especialista en la utilización de los medios técnicos para la protección de los dirigentes. Su asesoramiento va desde el empleo de medios para la detección de explosivos, venenos, contaminación ambiental (virus y bacterias) y gases venenosos, hasta la instalación y detección de técnica de escucha (micrófonos) utilizados en la seguridad de presidentes y personalidades de alto nivel.

DSP

Es también un experto en el uso de medios fotográficos y cámaras de video para grabar y dejar constancia de eventos políticos y  encuentros privados importantes.

El grueso de las transacciones de realizan en Panamá y México, que son los dos principales mercados que suplen las necesidades inmediatas del Ministerio del Interior (MININT) desde los días del Departamento MC, bajo la dirección del Coronel Antonio “Tony” de la Guardia.

Hicimos muchos trabajos de seguridad personal –tanto en Cuba como en el extranjero- en los que contamos con  la experiencia de Cuní, de manera que lo conocemos plenamente.

Cuní y personal de su Departamento de la Técnica Especializada  (TES. DSP)  apoyaban la seguridad de  Fidel y Raúl Castro mediante la revisión de habitaciones y locales que serían utilizados por ambos dirigentes cubanos, y velaban por el cuidado de la jefatura, impidiendo que fueran objeto de atentados con  explosivos, venenos y sustancias tóxicas, y que fueran grabados en su intimidad o en conversaciones importantes con personalidades cubanas o extranjeras.

Para suplir las necesidades de los medios técnicos necesarios, Cuní realiza anualmente un proyecto de inversiones, que incluye las compras de medios y equipos, así como su posible utilización. El proyecto es informado al jefe de la seguridad personal, General de Brigada Humberto Francis Pardo, para su aprobación.

Ese mismo análisis y propuesta de medios y equipos para la protección personal, lo está realizando actualmente Cuní para el jefe de la seguridad presidencial y su homólogo cubano en Venezuela.

Las compras de equipos fuera de Cuba se realizan por medio de la Empresa Importadora de Abastecimiento Técnico Material (EMIAT), bien conocida por su antigua  relación con la Seguridad del Estado (STASI) en la extinta República Democrática Alemana.

Entre los directivos de la EMIAT figuran el Coronel Enrique Sánchez y la ingeniera Alina Alfonso es la designada para tramitar las compras de la Dirección de Seguridad Personal y de la Contrainteligencia por vía de esta empresa.

Compras en Panamá

Es cierto que cuando se necesitan algunas compras inmediatas para Fidel y Raúl Castro, pueden realizarse por medio de otros canales más expeditos como las embajadas cubanas en el exterior o el envío de compradores directamente desde La Habana, como viene sucediendo con la comida biótica, que en estos momentos consume Fidel Castro y que también consumió el presidente Hugo Chávez durante su estancia y convalecencia en la isla.

Existen proyecciones de  compras y ofertas de equipos realizadas en Panamá para el presente año. Hay una oferta de equipos electrónicos del grupo internacional Carbacan S.A., con sede en Ciudad de Panamá. La firma panameña tiene representación en La Habana en el edificio del Miramar Trade Center, en el municipio Playa.

La mayoría de las ofertas que documentan en este artículo son medios fotográficos destinados a la Sección Fílmica de la Seguridad Personal, donde trabaja, junto a otros fotógrafos, Alex Castro Soto del Valle, hijo de Fidel Castro. La otra parte de estos insumos va a la Dirección de Contrainteligencia para el uso de sus agentes y oficiales.

Se comenta mucho por estos días la crisis de abastecimientos en Venezuela, para no hablar ya de  las proverbiales carencias de Cuba. Pero poco se conoce de estos gastos de cientos de miles de dólares anuales para seguridad y bienestar de  la cúpula gobernante cubana. Lástima que en su dependencia mimética del régimen castrista, la dirigencia venezolana haya caído también en esta trampa de derroche por el poder.

*Juan Reynaldo Sánchez fue escolta personal de Fidel Castro entre 1968 y 1994, con grados de teniente coronel. Fue destituido y cumplió prisión en Cuba. Logró abandonar la isla en el 2008 y actualmente reside en Miami. Tiene en preparación un libro sobre su experiencia en la seguridad personal del gobernante cubano.

Algunas notas más para añadir a esta información:

1)      El Teniente Coronel Juan Francisco Cuni Fernández, en un negro alto de unos 57 años de edad, vive en Avenida 27, Edificio 54, Apartamento 28, entre 234 y 236, en San Agustin.

2)      La Compañía GICSA (Grupo Internacional Carbacan Sociedad Anónima), es una compañía creada por la inteligencia cubana en Panamá, El director y el subdirector de esa compañía son españoles que residen y tienen sus familias en Cuba. El Director se llama Juan Manuel Carballeira Rodriguez es ciudadano español  con pasaporte numero 540645 y también tiene un carnet de identidad cubano 4210128949, ósea que nació el 12 de Octubre de 1942, y vive en Infanta 1670, entre Velázquez y Sequiero, en El Cerro, vive ahí con Carmen Nuris Aguilera Regalado, también tenemos su carnet de Identidad cubano: 74072122553.

El subdirector de esta empresa se llama José Luis Conesa Olivares, también español de Murcia, residente en Cuba, y dueño de varias compañias en Cuba de importación, una de ellas se llama Comercial Whiterhorn, S. L. , con las oficinas en 5ta esquina 78, Edificio, Santiago de Cuba, Oficina 304 y 313, Piso 3, Centro de Negocios en el Miramar Trade Center, su email es whitevend@mtc.co.cu, sus teléfonos en la Oficina 313 son: 204-5173 en la Oficina 304: 204-1291, 204-1292 y el Fax es 204-1329.

MI DIA DE CORTE

  1. Algo que encontre y me gusto en otro lugar.
    MI DIA DE CORTE

    Ayer, esperaba mi turno para ver al juez por un ticket de transito en la Corte de Miami , en el edificio que todos conocemos como el “Cielito Lindo”.
    Esperaba mi turno tranquilamente sentado en uno de esos viejos bancos de… madera, desaliniadamente colocados, en un oscuro y sucio espacio, de una empercudida sala, repleta por un raro ambiente humano, Cámara de La Corte 1.2, en el primer piso.
    Estaba allí rodeado de extraños personajes, distantes y ajenos, son esas personas que uno no sabe que existen hasta que los ves por vez primera, nadie se percataba de mi presencia, todos parecían profundamente perturbados por sus propios problemas.
    Apurados abogados caminaban de un lado para otro, algunos ansiosamente revisaban documentos, como queriendo memorizar todas las palabras en ellos escritas, otros, con caras pensativas, secreteaban y repasaban detalles de ultima hora con sus asustados y mal vestidos clientes, asegurándose que estos se sabían, el ya ensayado libreto de memoria.
    Todo transcurría en aparente normalidad, una gruesa señora de raza negra, sentada delante de la tribuna del juez, de mala gana, con algún aire de superioridad, ofrecía informes a los abogados que le preguntaban.
    Un autoritario custodio de la corte, servía café en una taza, a un ausente Juez, que 30 minutos después de la hora no llegaba para la audiencia, Yo mientras tanto, como para tranquilizar mis nervios, curioso, me dedique a examinar aquel lugar, detuve la mirada sobre un letrero grande, de letras a relieve, en la pared del fondo, que decía: “ Nosotros Los Que Trabajamos Aquí Solo Buscamos La Verdad ” leer aquello me dio cierta tranquilidad, tuve la impresión de estar en un lugar que por anárquico y caótico que luciera, el solo echo que buscaran la verdad, me hacia sentir seguro.
    De pronto… apareció el juez, para mi sorpresa no llevaba la tradicional toga, vestía camisa de mangas cortas, ante su presencia, el custodio no dio la voz de ( TODOS DE PIE ) como es la costumbre, solo un policía y yo nos pusimos de pie frente aquel desmangado y excelentísimo Juez, el resto de la audiencia en la sala de corte, permaneció sentada e indiferente, el policía y yo nos miramos un tanto asombrados, después, confusos, casi al unísono, nos volvimos a sentar, nunca antes de que el Juez lo hiciera.
    Rápidamente, sin saludar a los presentes y sin dar instrucciones, como era la costumbre, aquel Juez, de apagada y temblorosa voz, aceleradamente, comenzó a llamar nombres de personas que iban levantándose y poniéndose en línea para comparecer detrás de un pequeño y empercudido pódium, algunos lo hacían solos, otros en compañía de sus abogados, atribulados por la prisa con que transcurrían los procesos.
    Después de una infinita espera, el Juez llamo mi nombre, camine hacia el pódium, mientras caminaba, el juez me hablaba, y yo le respondía, cuando alcance a llegar, mi caso había concluido,
    – dismissed: dijo el Juez.
    Gire 180 grados al mejor estilo militar, sin mirar atrás enfoque la puerta, al tiempo que decía:
    – Thank you, Your Honor.
    A decir verdad, salí de la corte con la satisfacción de haber resuelto el caso de manera rápida y simple, aunque me embargaba una terrible angustia, me embargaba un sentimiento desolador, al enterarme, casi sin querer, del estado depauperado en que se encuentra nuestro sistema judicial, y nuestro País, me pregunte: ¿cual será nuestro destino?, ¿donde han quedado los días de esplendor y decencia que hicieron grande a los Estados Unidos De América? ¿que quedara para nuestros hijos?.
    ¿Donde ha ido a parar el legado que nos dejaron Washington y Lincoln?.
    Con este pensamiento, salí de la corte, me dirigí al parqueo, allí pague mi ticket de parqueo a una maquina computarizada, use para pagar una tarjeta de crédito, la maquina estampo mi ticket como “ PAGADO,’ me dirigí a la puerta del parqueo, puse mi ticket estampado en otra maquina computarizada que lo leyó y me abrió la puerta al tiempo que un letrero electrónico me daba las gracias “ THANK YOU “ ni dinero ni personas, intervinieron en proceso, rápidamente concluí. ¡Ya se a donde vamos!.

    Photo: MI DIA DE CORTE</p>
<p>Ayer, esperaba mi turno para ver al juez por un ticket de transito en la Corte de Miami , en el edificio que todos conocemos como el “Cielito Lindo”.<br />
Esperaba mi turno tranquilamente sentado en uno de esos viejos bancos de madera, desaliniadamente colocados, en un oscuro y sucio espacio, de una empercudida sala, repleta por un raro ambiente humano, Cámara de La Corte 1.2, en el primer piso.<br />
Estaba allí rodeado de extraños personajes, distantes y ajenos, son esas personas que uno no sabe que existen hasta que los ves por vez primera, nadie se percataba de mi presencia, todos parecían  profundamente perturbados por sus propios problemas.<br />
 Apurados abogados caminaban de un lado para otro, algunos ansiosamente revisaban documentos, como queriendo memorizar todas las palabras en ellos escritas, otros, con caras pensativas, secreteaban y repasaban detalles de ultima hora con sus asustados y mal vestidos clientes, asegurándose que estos se sabían, el ya ensayado libreto de memoria.<br />
Todo transcurría en aparente normalidad, una gruesa señora de raza negra, sentada delante de la tribuna del juez, de mala gana, con algún aire de superioridad, ofrecía informes a los abogados que le preguntaban.<br />
Un autoritario custodio de la corte, servía café en una taza, a un ausente Juez, que 30 minutos después de la hora no llegaba para la audiencia, Yo mientras tanto, como para tranquilizar mis nervios, curioso, me dedique a examinar aquel lugar, detuve  la mirada sobre un letrero grande, de letras a relieve, en la pared del fondo, que decía: “ Nosotros Los Que Trabajamos Aquí Solo Buscamos La Verdad ” leer aquello me dio cierta tranquilidad, tuve la impresión de estar en un lugar que por anárquico y caótico que luciera, el solo echo que buscaran la verdad, me hacia sentir seguro.<br />
De pronto… apareció el juez, para mi sorpresa no llevaba la tradicional toga, vestía camisa de mangas cortas, ante su presencia, el custodio no dio la voz de ( TODOS DE PIE ) como es la costumbre, solo un policía y yo nos pusimos de pie frente aquel desmangado y excelentísimo Juez, el resto de la audiencia en la sala de corte,  permaneció sentada e indiferente, el policía y yo nos miramos un tanto asombrados, después, confusos, casi al unísono, nos volvimos a sentar, nunca antes de que el Juez lo hiciera.<br />
Rápidamente, sin saludar a los presentes y sin dar instrucciones, como era la costumbre, aquel Juez, de apagada y temblorosa voz, aceleradamente, comenzó a llamar nombres de personas que iban levantándose y poniéndose en línea para comparecer detrás de un pequeño y empercudido pódium, algunos lo hacían solos, otros en compañía de sus abogados, atribulados por la prisa con que transcurrían los procesos.<br />
Después de una infinita espera, el Juez llamo mi nombre, camine hacia el pódium, mientras caminaba, el juez me hablaba, y yo le respondía, cuando alcance a llegar, mi caso había concluido,<br />
- dismissed: dijo el Juez.<br />
Gire 180 grados al mejor estilo militar, sin mirar atrás enfoque la puerta, al tiempo que decía:<br />
- Thank you, Your Honor.<br />
A decir verdad, salí de la corte con la satisfacción de haber resuelto el caso de manera rápida y simple, aunque me embargaba una terrible angustia, me embargaba un sentimiento desolador, al enterarme, casi sin querer, del estado depauperado en que se encuentra nuestro sistema judicial, y nuestro País, me pregunte: ¿cual será nuestro destino?, ¿donde han quedado los días de esplendor y decencia que hicieron grande a los Estados Unidos De América? ¿que quedara para nuestros hijos?.<br />
¿Donde ha ido a parar el legado que nos dejaron Washington y Lincoln?.<br />
Con este pensamiento, salí de la corte, me dirigí al parqueo, allí pague mi ticket de parqueo a una maquina computarizada, use para pagar una tarjeta de crédito, la maquina estampo mi ticket como “ PAGADO,’  me dirigí a la puerta del parqueo, puse mi ticket estampado en otra maquina computarizada que lo leyó y me abrió la puerta al tiempo que un letrero electrónico me daba las gracias “ THANK YOU “ ni dinero ni personas, intervinieron en proceso, rápidamente concluí. ¡Ya se a donde vamos!.