Delegación cubana en Washington estrena exclusivo bar

Muy pronto daremos primicias sobre la Seccion de Interes Cubana en Washington.

Los CCC

Delegación cubana en Washington estrena  exclusivo bar

Por JESSICA GRESKO y DEREK  KRAVITZ

 

The Associated Press

 

Por JESSICA GRESKO y DEREK KRAVITZ

WASHINGTON — Desde la Guerra Fría,  Estados Unidos y Cuba han sobrellevado una relación tensa, pero ambos tienen hoy  un lugar para compartir algo más que miradas gélidas: un bar que ofrece tragos  frescos en un sitio que evoca a Ernest Hemingway y su cariño por la isla donde  el literato vivió dos décadas.

El noviembre, las autoridades cubanas inauguraron un bar al que se ingresa  sólo por invitación en la residencia donde tienen sus oficinas diplomáticas en  el noroeste de Washington. El bar recibió el nombre de Ernest Hemingway, uno de  los escritores más famosos de Estados Unidos y quien sentía un gran afecto por  Cuba.

Hemingway, quien nació en 1899, fue un viajero incansable, vivió en Canadá,  París y Cayo Hueso (Florida), antes de comprarse una casa en 1940 en Cuba con  las regalías de su novela “Por quien doblan las campanas”.

El literato vivió alrededor de dos décadas en su casa Finca Vigía -ahora  museo- y escribió ahí su novela “El viejo y el mar”.

Sin embargo, Hemingway no dedicó toda su vida sólo a escribir en Cuba. Era  cliente regular en la Floridita, un bar de La Habana donde su bebida favorita  era el Papa Doble, un daiquiri sin azúcar con ron, licor maraschino, limón y  jugo de uva.

Los turistas que visiten Washington no tendrán la oportunidad de hacer una  escala en el Ernest Hemingway para pedir un Papa Doble. El bar se ubica en el  segundo piso de la Sección de Intereses de Cuba, la oficina del país  latinoamericano en Washington, y para entrar hay que tener contactos.

Estados Unidos y Cuba carecen de relaciones diplomáticas desde 1961, así que  la mansión no es una embajada tradicional en el sentido pleno de la palabra. Se  ubica en 16th Street NW, casi a 2,4 kilómetros (milla y media) directamente al  norte de la Casa Blanca.

Sin embargo, el bar en ese inmueble, al igual que los numerosos monumentos a  Hemingway en la isla, ilustran la perenne fascinación de Cuba hacia el  escritor.

Quienes consiguen la invitación e ingresan la valla metálica que separa la  residencia de la calle suben al bar por una gran escalera. Fotografías en blanco  y negro de Hemingway adornan las paredes del lugar.

Están en funcionamiento ventiladores en el techo tal como en la Floridita a  la que solía ir Hemingway. Una reproducción de bronce de la firma de Hemingway,  de 1,80 metros (seis pies), cuelga en el bar. El escritor murió en 1961 en  Idaho.

A la fecha, el bar sólo ha abierto en tres ocasiones desde su inauguración en  noviembre, cuando 150 invitados asistieron al lugar y degustaron ron Havana Club  y fumaron Cohiba, una de las mejores marcas de puros cubanos.

“No sé de dónde salieron los puros”, dijo en broma Terry McAuliffe, ex  presidente de la Comisión Nacional Demócrata, quien asistió a la la inauguración  tipo fiesta y había visitado Cuba en abril de 2010 en misión comercial.

En 2009, el gobierno del presidente Barack Obama facilitó a los  cubano-estadounidenses los trámites para que visitaran la isla y enviaran dinero  a sus familias. Sin embargo, los vínculos volvieron a deteriorarse debido al  encarcelamiento en 2009 en La Habana de Alan Gross, un subcontratista del  gobierno estadounidense.

Chris Simmons, ex agente de inteligencia del Departamento de Defensa  especializado en operaciones de espionaje cubano, dijo que el bar posiblemente  constituía un intento apenas velado para presentar la unidad recabadora de  inteligencia de Cuba a una nueva generación de funcionarios y periodistas.

“Los cubanos efectúan gran cantidad de operaciones en busca de influencia en  el Distrito de Columbia”, expresó Simmons.

“¿Para qué abrir un bar? Para entretener a medios de prensa y funcionarios y  quizá reclutar a alguien. Cuesta mucho menos recursos que espías potenciales  vengan a uno”.

El jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, Jorge Bolaños, dijo  que la inauguración del bar “no tenía propósitos políticos en  absoluto”.

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/12/14/1083751/cuba-sirve-bebidas-papa-doble.html#ixzz1gZy1Y4RJ

Deja un comentario