La Inteligencia Castrista y las Universidades Norteamericanas(1)

Por Jose Cohen, ex oficial de Inteligencia 

 Licenciado en Matemática aplicada a la criptologia. Estudió en el Instituto Superior del MININT, en la escuela superior de Inteligencia “Adriana Corcho”, en el preuniversitario vocacional del MININT Jose Carlos Mariategui. Trabajó en la XI Dirección del MININT, y en los Departamentos M-VI y M-I de la Dirección de Inteligencia en Cuba. Desertó en el año 1994, junto a otro oficial de inteligencia cubano.

El servicio de Inteligencia cubano bajo el régimen de Fidel Castro considera como trabajo de primera prioridad el que desarrolla contra las Universidades y el sector académico en Estados Unidos. La inteligencia cubana ve a las universidades en Estados Unidos como centros importantes para influenciar la política estadounidense y para reclutar a personas que puedan proveer información critica para el régimen de Cuba o que puedan influenciar a políticos y oficiales de la administración sobre temas como el terminar el embargo, reducir la percepción de que Cuba puede ser una amenaza para los Estados Unidos, y en general crear buena voluntad hacia el régimen castrista.

En términos de inteligencia se considera trabajo de exploración al inicio del trabajo en búsqueda de fuentes ubicadas en lugares de interés, dirigidas a satisfacer las prioridades informativas del régimen cubano, así como usar esas fuentes para influenciar la política de los Estados Unidos hacia Cuba.

Estructura de la Inteligencia Cubana:

El Servicio de Inteligencia castrista, cuenta con Departamentos, que a su vez se subdividen en secciones, que abarcan todas las áreas de interés informativo. Por ejemplo el Departamento M-I, radicado en el piso 7, 8 y 9 de las oficinas centrales o “Headquater” de la inteligencia cubana, ubicado en el edificio de Línea y A en el Vedado, La Habana, es el encargado de dirigir toda la actividad de Inteligencia contra los Estados Unidos.

Son en total, entre oficiales en el Centro Principal (Cuba) y oficiales en los centros legales (embajadas de Cuba en el exterior, donde se acreditan como diplomáticos), aproximadamente de 80 a 100 oficiales, puede variar el numero de acuerdo a las circunstancias operativas, y cuentan con un presupuesto también variable, pero que yo estimo en 8 a 10 millones de dólares anuales, sin contar gastos de operaciones especiales e imprevistas.

Quizás éstos numeros puedan sorprender a alguien, pero realmente los oficiales de la inteligencia cubana, aun cuando cuentan con un nivel de vida superior al resto de la población en la isla, reciben muy bajos ingresos. Por ejemplo a un oficial radicado en New York, le pagan todos los gastos, es decir la renta del apartamento, el auto, etc., y recibe para sus gastos personales, incluyendo comida, no más de 350 dólares al mes.

La sección I de este Departamento es la que se encarga de trabajar contra las entidades de gobierno, que incluye la Casa Blanca, el Congreso, el Senado, el Departamento de Estado y todas las secretarias y oficinas relacionadas directamente con la gestión presidencial y de política exterior.

La sección II de este Departamento, se encarga de diseñar y dirigir el trabajo contra los servicios especiales norteamericanos. Se le llama servicios especiales a todas lasentidades relacionadas con la defensa, seguridad y la comunidad de inteligencia del gobierno norteamericano, por ejemplo el FBI, la CIA, el Departamento de Defensa.

Una gran cantidad de trabajo y esfuerzo de estas dos secciones es dedicado a influenciar académicos norteamericanos y cubano-americanos, a reclutarlos si es posible, y a convertirlos en agentes de la inteligencia cubana. Similarmente, estudiantes de estas universidades son objetos de estudio y reclutamiento ya que muchos de estos, al terminar sus estudios, van a ocupar cargos y posiciones importantes en empresas privadas o en el gobierno estadounidense.

El trabajo de penetración:

El régimen cubano no cuenta con suficientes recursos para hacer propuestas de pago a cambio de información. Por lo que durante años ha perfeccionado el trabajo de penetración profunda y a largo plazo, que consiste en trabajar agresivamente en las universidades estadounidenses, basado en la premisa de que allí se forman los futuros funcionarios del gobierno y del sector de la defensa y la comunidad de inteligencia.

Lo primero que se hace es conseguir toda la información actualizada y pública de las diferentes universidades en Estados Unidos, que incluye, programas de estudio, programas de post-grado, becas, organizaciones existentes, así como toda la información operativa, es decir ubicación, numero de estudiantes, datos personales de sus directivos y claustro de profesores, porciento étnico, tendencias políticas, etc

En otras palabras, se hace como se llama en términos de inteligencia, un estudio de la situación operativa de estas Universidades. Por ejemplo, recuerdo detalladamente estudios hecho sobre la Universidad de New York; Hunter College; Columbia University; American University; Georgetown University; Florida International University; Barry University; La Universidad de Miami; Harvad University; Yale University; La Universidad de Pensylnavia; Berkely; MIT, etc.

Estas Universidades específicamente son objetivos de penetración, por su prestigio e importancia. De ellas egresan graduados que normalmente después ocupan cargos importantes, y además en el caso de las de New York y Washington, están relativamente cercas de los Centros Legales ubicados en la Oficina de Intereses de Cuba y en las Naciones Unidas. En el caso de Miami, las universidades del área son objetivos críticos por la presencia de cubano-americanos con potencial de convertirse en personas influyentes. En el caso de Berkely y MIT, por su alto nivel académico, son objetivos no del Dpto. M-I, sino del Dpto. M-VI, que se dedica al espionaje industrial.

El interés y trabajo hacia estas universidades comenzó en la década de los 60, cuando la presencia soviética en Cuba se hizo activa y fueron los soviéticos los que enseñaron a los cubanos toda la metodología de penetración e hicieron ver cuan importante era trabajar sobre las universidades. Desde esa época, oficiales de inteligencia cubanos, en muchas ocasiones en colaboración con oficiales de inteligencia soviética, se concentraron en estudiar, penetrar e influenciar el mundo académico norteamericano.

El servicio de inteligencia cubano, tiene expedientes donde durante años ha acumulado información de estas Universidades, de sus profesores, de sus contactos y relaciones, de miles de estudiantes, hoy ubicados en muchas entidades del gobierno. La información preliminar es obtenida directamente por los oficiales de inteligencia, con mantos de diplomáticos, radicados en los Centros Legales de Naciones Unidas en New York (M-15) y en la Oficina de Intereses Cubana en Washington. Ellos se encargan de recopilar toda la información pública relacionada con éstas universidades y ésta información es transmitida al Centro Principal en la Habana, a través de la valija diplomática que es la manera menos costosa o en ocasiones, cuando es requerido, se usa los mensajes cifrados.

A través de planes de intercambio inter-universitarios entre las Universidades en Estados Unidos y las Universidades cubanas, estos oficiales de Inteligencia radicados en Estados Unidos, entran en contacto directo con los directivos y profesores de las diferentes Universidades, y comienzan a desarrollar una relación de acercamiento e influencia, para determinar quienes son los objetivos de interés. Antes de pasar a explicar los detalles de cómo ocurre el trabajo de reclutamiento en las Universidades, y las funciones que cumplen los agentes reclutados, debo explicar las diferentes categorías de inteligencia:

Deja un comentario