Así viven los terroristas enseñados a matar en Cuba.

Celac

Todos los materiales (textos e imágenes) que aparecen en este sitio, son de la propiedad del autor y está prohibida su reproducción total o parcial en cualquier otro medio sin autorización por escrito del encargado del sitio.

Email: CubaDescubierto@gmail.com

Cubanos, recuerden:

“Cuando los gobiernos temen a la gente, hay libertad. Cuando la gente teme al gobierno, hay tiranía“.

Thomas Jefferson

Que clase de gobierno hay en Cuba? Solo para pensar.

Todas las fotos se pueden ampliar dando un click arriba de la imagen.

El Cazador cazado 

Sergio Galvarino Apablaza Guerra

Sergio Galvarino Apablaza Guerra (Comandante Salvador): líder del FPMR sindicado como el autor intelectual del crimen de Jaime Guzmán, quien reside en Argentina desde 1994.

Como vive un Terrorista.

Como vive un Terrorista.

Datos biograficos son todados de :  Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Galvarino_Apablaza

Galvarino Sergio Apablaza Guerra (Santiago9 de noviembre de 1950) es un exguerrillero chileno, perteneciente al Partido Comunista y uno de los fundadores del FPMR (Frente Patriótico Manuel Rodríguez). Llegó a ser el líder de dicha organización desde 1988 hasta el 2001.

Primeros años

Hijo de Galvarino Apablaza, un suboficial de ejército que murió en 1986, y de Luisa Guerra Urrutia, era el antepenúltimo de seis hermanos. Entre sus hermanos todos llegaron a completar los estudios secundarios y los mayores se vieron obligados a trabajar en los últimos años de su enseñanza, como una forma de contribuir a las necesidades del hogar. Esto le brindó a Galvarino la oportunidad de ingresar a la universidad y por ser el primero y el único de los hijos con la posibilidad de continuar estudios superiores, se constituyó en una suerte de “orgullo” familiar.

En sus años de universidad definió su conciencia política, integrándose en 1968 a las Juventudes Comunistas. Al cabo del primer año, fue electo como representante de la facultad ante la Federación de Estudiantes de Chile. Luego del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, fue detenido y deambuló por distintos centros de detención como Londres 38, el Estadio Chile, la Cárcel Pública de Santiago, la ex-Penitenciaría, Tres Álamos y Puchuncaví. El 5 de septiembre de 1974, fue expulsado del país rumbo a Panamá junto a otros 124 chilenos en calidad de exiliados políticos. Desde allí, por razones de salud, decidió trasladarse a Cuba, llegando a la isla en diciembre de 1974. Allí se hizo conocido bajo el apodo de “Compay”.

Militancia comunista

Luego de un tiempo en La Habana, aceptó la oferta de su partido cuando éste le propuso enrolarse en “un nuevo ejército para liberar a Chile del fascismo”. En ese contexto despuntó como el líder natural del joven destacamento militar del Partido Comunista, desde los inicios del proyecto en 1975. Egresado de la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, alcanzó el grado de comandante, el más alto en el aparato militar del Partido Comunista, en la especialidad de artillería. Desde ese momento pasó a ser conocido como el “Comandante Salvador”.

Su ascenso al Comité Central del Partido Comunista de Chile, en 1978, fue una señal de que el partido jugaba todas sus cartas en su figura para sacar adelante su proyecto armado. Sin embargo, la colectividad nunca se preocupó de conocer realmente su pensamiento. Su prueba de fuego como “comandante” llegó en 1979, cuando el contingente chileno debió viajar a Nicaragua para apoyar al Frente Sandinista de Liberación Nacional que luchaba en ese momento por derrocar al gobierno de Anastasio Somoza Debayle.

Luego de la victoria sandinista, el “comandante Salvador”, fue uno de los primeros en entrar al bunker del derrocado dictador, encabezando un grupo rebelde que arribó a Managua al amanecer del 20 de julio de 1979.

Para ejercer su liderazgo entre los chilenos, Apablaza contaba con un círculo de incondicionales entre los que contaban Raúl Pellegrin, y Juan Gutiérrez Fischmann, el “Chele”, este fue uno de los últimos en plegarse al grupo y tenía inmejorables vínculos con la dirigencia cubana, ya que su suegro era Raúl Castro, hermano de Fidel Castro. Por otro lado se especula que gracias a su lealtad a Apablaza, Pellegrín asumió como jefe máximo del Frente Patriótico Manuel Rodríguez cuando sus primeros mandos ingresaron a Chile, procedentes de Cuba en 1983.

Pese a todo Apablaza optó por regresar clandestinamente a Chile a comienzos de 1986, cuando se integró al Trabajo Político del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, pero después de conocida la internación de armas de Carrizal Bajo y fracasado el atentado contra Augusto Pinochet, debió regresar rápidamente a Cuba. En ambas operaciones, por lo demás, no participó en la línea operativa. Protegido por el régimen cubano y primero en la línea jerárquica de los oficiales chilenos de las FAR, nunca estuvo en misiones arriesgadas.

Sólo volvió a ingresar a Chile tras la muerte de Raúl Pellegrin en octubre de 1988. Entonces, asumió plenamente la jefatura del FPMR-Autónomo, la facción más radical del frentismo, que un año antes se había separado del Partido Comunista. Para conducir al FPMR-A, “Salvador” articuló una dirección junto al “Chele” y Mauricio Hernández Norambuena, “Ramiro”. Según investigaciones judiciales posteriores, fue al interior de este trío donde habrían surgido las órdenes para el asesinato del senador Jaime Guzmán y del secuestro de Cristián Edwards, ambos hechos ocurridos en 1991. Luego de estos sucesos, Apablaza nuevamente debió abandonar el país, regresando a Cuba. En 1994 el “comandante Salvador” decidió trasladarse definitivamente a Sudamérica, para establecerse en Argentina.

A fines del año 2000 las discrepancias entre “Salvador” y el resto de los comandantes que abogaban por una línea más militarista, terminaron por quebrar a la cúpula del FPMR, haciendo que Apablaza, en abierto desacuerdo con “Ramiro” y el “Chele”, decidiera abandonar la organización.

En el 2001, Apablaza ratificó públicamente su alejamiento del FPMR en una carta dirigida a la militancia, donde criticó con fuerza que se haya impuesto en la organización “una mentalidad operativa que busca vencer y no convencer”, donde “la eficacia política se ve asociada al carácter operativo de la acción y no a su pensamiento”. Luego de su salida de la cúpula del FPMR, se supo que Apablaza creó un grupo denominado Identidad Rodriguista, en el cual intento plasmar sus ideas políticas, junto a varios ex-frentistas que lo acompañaron en este proyecto.

Exilio en Argentina

Apablaza es acusado de ser el autor intelectual del asesinato de Jaime Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards y, a pedido de la Justicia chilena, se extendió una orden de captura de la Interpol en su contra en junio de 2004.

No se habían vuelto a tener noticias concretas de él hasta el 29 de noviembre del 2004, cuando en un operativo especial de la policía argentina, fue emboscado y capturado en la localidad de Morenoprovincia de Buenos Aires, donde residía bajo el falso nombre de “Héctor Daniel Mondaca” desde hacía varios años junto a su pareja, la periodista chilena Paula Chahín, quien es empleada en la Secretaría de Medios de la Presidencia, y sus tres hijos de nacionalidad argentina.

Debió permanecer recluido durante siete meses en la Cárcel de la Unidad de Investigaciones Antiterroristas de Buenos Aires, en espera de que se resolviera su situación procesal. El 4 de julio del 2005, el juez del caso, Claudio Bonadío, decidió no conceder el pedido de extradición a Chile, entendiendo que en ese país se había afectado su derecho al debido proceso y a la defensa. El 5 de julio de 2005 a Apablaza se le concedió la libertad bajo una fianza de U$S 3500, y con expresa prohibición de abandonar Moreno, en donde reside hasta la actualidad.

El Gobierno chileno apeló el fallo ante la Corte Suprema de Argentina, en tanto que Apablaza Guerra solicitó al Gobierno argentino la condición de refugiado político al considerar que en su país es perseguido por las autoridades.

Presuntamente, Mauricio Hernández Norambuena, ex compañero de militancia de Apablaza, lo habría acusado en declaraciones posteriores de estar involucrado en los dos hechos que se le imputan, provocando la reactivación del caso.

En septiembre del 2010, la Corte Suprema argentina autorizó la extradición y señaló que la decisión final estaría en manos del Poder Ejecutivo en vista de los derechos que le corresponden al acusado por aplicación de la Ley General de Reconocimiento y Protección al Refugiado.  El fallo de la Corte destacó que tal legislación sostiene que “ningún refugiado podrá ser expulsado, devuelto o extraditado a otro Estado cuando haya razones fundadas para creer que estaría en peligro su derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.

El 30 de septiembre de 2010, el Poder Ejecutivo decidió otorgarle a Apablaza el asilo político, por lo cual finalmente no fue extraditado. El gobierno argentino extendió un informe al gobierno chileno justificando esta decisión, en donde incluía el fallo de la Corte y un informe técnico de la Comisión Nacional para los Refugiados (CONARE).  El 15 de octubre de 2010 el gobierno chileno, a través de su representante en el caso, el abogado argentino Gustavo Gené, presentó un recurso ante la CONARE para que se revise la decisión.

Sergio con Roberto en Nicaragua, mandado ahi por el pais que ahora quiere declarar America Latina, Zona de Paz.

Sergio con Roberto en Nicaragua, mandado ahi por el pais que ahora quiere declarar America Latina, Zona de Paz.

Sergio Galvarino Apablaza Guerra con Raul Pellegrin, noten uniforme militar cubano.

Sergio Galvarino Apablaza Guerra con Raul Pellegrin, noten uniforme militar cubano.

Luego de la victoria sandinista, el “comandante Salvador”, fue uno de los primeros en entrar al bunker del derrocado dictador, encabezando un grupo rebelde que arribó a Managua al amanecer del 20 de julio de 1979.

Para ejercer su liderazgo entre los chilenos, Apablaza contaba con un círculo de incondicionales entre los que contaban Raúl Pellegrin, y Juan Gutiérrez Fischmann, el “Chele”, este fue uno de los últimos en plegarse al grupo y tenía inmejorables vínculos con la dirigencia cubana, ya que su suegro era Raúl Castro, hermano de Fidel Castro. Por otro lado se especula que gracias a su lealtad a Apablaza, Pellegrín asumió como jefe máximo del Frente Patriótico Manuel Rodríguez cuando sus primeros mandos ingresaron a Chile, procedentes de Cuba en 1983.

Pese a todo Apablaza optó por regresar clandestinamente a Chile a comienzos de 1986, cuando se integró al Trabajo Político del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, pero después de conocida la internación de armas de Carrizal Bajo y fracasado el atentado contra Augusto Pinochet, debió regresar rápidamente a Cuba. En ambas operaciones, por lo demás, no participó en la línea operativa. Protegido por el régimen cubano y primero en la línea jerárquica de los oficiales chilenos de las FAR, nunca estuvo en misiones arriesgadas.

Sólo volvió a ingresar a Chile tras la muerte de Raúl Pellegrin en octubre de 1988. Entonces, asumió plenamente la jefatura del FPMR-Autónomo, la facción más radical del frentismo, que un año antes se había separado del Partido Comunista. Para conducir al FPMR-A, “Salvador” articuló una dirección junto al “Chele” y Mauricio Hernández Norambuena, “Ramiro”. Según investigaciones judiciales posteriores, fue al interior de este trío donde habrían surgido las órdenes para el asesinato del senador Jaime Guzmán y del secuestro de Cristián Edwards, ambos hechos ocurridos en 1991. Luego de estos sucesos, Apablaza nuevamente debió abandonar el país, regresando a Cuba. En 1994 el “comandante Salvador” decidió trasladarse definitivamente a Sudamérica, para establecerse en Argentina.

En Cuba establece muy buenas relaciones con el hoy en día General Alejandro Ronda Marrero, en esa época fue el militar cubano encargado de entrenar a los guerrilleros chilenos en el PETI 2 (Punto de Entrenamiento  de Tropas Irregulares) y en el Punto Cero de Guanabo, ( En este lugar se prepararon los asesinatos de Anastasio Somoza y de Augusto Pinochet). Hasta el dia de hoy Sarai Ronda, hija del General Alejandro Ronda y Anita Apablaza Rigaud hija del Comandante Salvador son intimas amiga. Otra de las personas que conocen muy bien al Comandante Salvador es el  chileno izquierdista establecido en La Habana,  Ángel  Domper Cavalla, Gerente General TJP Internacional S.A. en Cuba. Ángel Dumper visita muy a menudo la ciudad de Miami, ciudad donde tiene muchas relaciones comerciales y de otras índoles.

El asfalto bacheado de las calles de Moreno se convierte de repente en una huella de tierra, arbolada, de apenas media cuadra. Allí, en una quinta de 1500 metros cuadrados, se refugia Sergio Galvarino Apablaza Guerra, el hombre que mantiene en vilo las relaciones diplomáticas entre la Argentina y Chile.

El “Comandante Salvador”, fundador y ex líder del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, ahora lava tazas en un fuentón verde, en el jardín de la casa, situada a seis cuadras de las vías del ferrocarril Sarmiento y a 15 de la estación. Desde 2003 vive ahí con su esposa, Paula Andrea Chahín Anomia, y sus tres hijos nacidos en la Argentina: una chica y un varón, mellizos, de 19 años, y una niña de 12. Otras dos hijas, ya mayores, viven en Chile.

“Nos sentimos acosados desde hace días. No, no vamos a dar entrevistas”, se ataja por el portero eléctrico, con tonada chilena, la esposa de hombre al que la Corte decidió extraditar a Chile para que lo juzguen por la planificación del asesinato del senador pinochetista Juan Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards, hijo del dueño del diario El Mercurio.

Un portón verde de dos metros, con rejas y alambre de púas encima, disuade a los curiosos. En la tarde del viernes, las palabras se interrumpen por los ladridos del ovejero alemán que custodia el chalet, de una planta, moderno, con ventanales que dan a la arboleda. Algún vecino prendió fuego una montaña de hojas secas, que ahúman la cuadra desierta.

Apablaza no trabaja. “Se dedica a distintos emprendimientos comerciales”, confían sus amigos. El dinero de la familia de Chaín le permite a Apablaza esa vida, dedicada a sus hijos, según añaden esas fuentes. Ella sí trabaja: es empleada de la Secretaría de Medios de la Presidencia.

Con 60 años y el mostacho espeso setentista, casi no sale de la quinta, donde recibe a amigos. “Por esa casa pasaron militantes de Latinoamérica que hoy gobiernan países”, explica, misterioso, otro de sus allegados, que supo compartir asados en el quincho de la casa de Moreno.

El terreno es tan grande que entran una cancha de fútbol, una pileta, hamacas, una calesita, otro chalet en la parte trasera y hasta una casita de madera construida en los árboles, para que jueguen los chicos. La esposa de Apablaza, traductora, habla cuatro idiomas y maneja la Renault Kangoo bordó con la que sale a hacer las compras. El hombre es reservado; casi no sale, según cuentan en el barrio.

Sergio, casaquinta ubicada en la Avenida Aime Schiffely, numero  1653, en la localidad de Moreno, cercana a Buenos Aires.

Quinta de Sergio Galvarino Apablaza GuerraSergio Apablaza vive hoy en día en una casaquinta ubicada en la Avenida Aime Schiffely, numero  1653, en la localidad de Moreno, cercana a Buenos Aires.

Entrada a la Casaquinta de Sergio Galvarino Apablaza Guerra.

Entrada a la Casaquinta de Sergio Galvarino Apablaza Guerra.

Patio de la casa del Comandante Salvador, se ve acostado, podra dormir tranquilo.

Patio de la casa del Comandante Salvador, se ve acostado, podra dormir tranquilo.

Sergio Apablaza vive hoy en día en una casaquinta ubicada en la Avenida Aime Schiffely, numero  1653, en la localidad de Moreno, cercana a Buenos Aires.

Sus tres hijos atienden al colegio privado de Thomas Jefferson en Moreno. Para ser más concretos la hija menor Zahi Apablaza Chahín (nacida en el año 2002) todavía atiende a la escuela privada Thomas Jefferson,  y los dos hijos mayores ya van a la universidad, Salvador Apablaza Chahin después de graduarse de la Thomas Jefferson en el 2012 ahora va a la Universidad Técnica Nacional en Buenos Aires y su hermana Candela Apablaza Chahin, después de graduarse del Instituto privado Thomas Jefferson ahora atiende la facultad de Medicina de la CBC UBA. Estos dos hijos mellizos nacieron en 1994. Sus dos hijos mayores tienen el privilegio de viajar libremente por Europa con la familia de su cuñado Jorge Silhi y su esposa Carolina Chahin Anomia, hermana de la esposa del Comandante Salvador.

Comandante Salvador con sus hijos mellizos Salvador y Candela.

Comandante Salvador con sus hijos mellizos Salvador y Candela.

Primicia, de izquierda a derecha, Candela Apablaza Chahin (19), hija menor Zahi Apablaza Chahín, el terrorista Sergio Apablaza Guerra y su esposa Paula Andrea Chahín Anomia.

Primicia, de izquierda a derecha, Candela Apablaza Chahin (19), hija menor Zahi Apablaza Chahín, el terrorista Sergio Apablaza Guerra y su esposa Paula Andrea Chahín Anomia.

Jorge Silhi, cuñado de Sergio Apablaza, atras y el hijo de este Salvador1.

Jorge Silhi, cuñado de Sergio Apablaza, atras y el hijo de este Salvador, Moreno, cercana a Buenos Aires.

Jorge Silhi, Asado de Navidad en la quinta de Sergio Apablaza1.

Jorge Silhi, Asado de Navidad en la quinta de Sergio Apablaza.

Año Nuevo en Buenos Aires, casa del Terrorista Apablaza. De Izquierda a derecha — Tareq Jorge Yusef Silhi Chahin, cuñado Jorge Silhi, Comandante Salvador, su abogado Rodolfo Yanzon y su hijo Salvador

Año Nuevo en Buenos Aires, casa del Terrorista Apablaza. De Izquierda a derecha — Tareq Jorge Yusef Silhi Chahin, cuñado Jorge Silhi, Comandante Salvador, el abogado que lo defendió contra el Estado chileno en la extradición, Rodolfo Yanzon y Salvador hijo de Apablaza.

Cuñado Jorge Silhi y Sergio Galvarino Apablaza Guerra

Cuñado Jorge Silhi y Sergio Galvarino Apablaza Guerra.

Gabriela Coulon Chahin, Candela Apablaza L M, Salvador Apablaza, Manuel Pellegrini, Tareq Jorge Yusef Silhi Chahin y Daniela Jerez Chahin en Sevilla, España.

Gabriela Coulon Chahin, Candela Apablaza L M, Salvador Apablaza, Manuel Pellegrini, Tareq Jorge Yusef Silhi Chahin y Daniela Jerez Chahin en Sevilla, España.

Esta es la vida que los asesinos terroristas entrenados en Cuba tienen, pero a que nadie aquí se acuerda de las victimas por la sangre derramada por estos asesinos entrenados a matar en Cuba, el canciller cubano Abelardo Moreno Fernández  que ahora proclama América  Latina como Zona de Paz,  se le olvidan estos hechos. Hoy quieren respetar principios, pero porque no los respetaron antes, y porque no respetan los principios de los cubanos a pensar diferentes,  señores es hora de parar a estos comediantes latinoamericanos de decir mentiras y de burlarse de nuestras memorias.

Algunos de estos líderes que firmaran esta proclamación no se acuerdan  de las hermanas del senador Jaime Guzman Errázuriz , Rosario y María Isabel Guzman Errázuriz, como pueden firmar proclamaciones así en La Habana, ahí fue donde entrenaron y dieron las ordenes de asesinar en América Latina, da vergüenza ajena ver cosas así.

 

Para los que quieran mandar esta información al vicecanciller cubano que esta tan mal informado:

Abelardo Moreno Fernández vive en 36 # 310, Entre 3RA y 5TA Reparto  Playa, Teléfono de la  casa 209-3643

Deja un comentario