5 de agosto en la memoria

Recuerdo aquel día de Agosto. Estaba yo muy lejos de la capital y las noticias llegaron como un eco, no muy claras pero nadie podía creer lo que estaba sucediendo. Al regresar a Centro Habana donde vivía entonces, no pare durante semanas de hacerme repetir las anécdotas de aquel día increíble. Escuche de los disparos, los heridos, los golpeados, los cristales rotos de todas las vidrieras de Neptuno las que una vez fueron el orgullo de una ciudad bella, elegante y coqueta. Fue como un estertor con el que la vieja villa harta de tanta humillación  trato de escupir al hombre que mas la ha odiado y hecho por destruirla. La Habana trataba de hacer algo por ella misma y así puso el ánimo en las almas de todas aquellas personas que sin saber hicieron historia.

Miles fueron a las calles y si la noticia hubiera llegado a tiempo a Guanabacoa, Luyano, Lawton, La Víbora, El Cerro o al temido San Miguel Del Padron, el rugir de mi Habana se hubiera escuchado muy lejos. Éramos miles los que nos dijimos que de haberlo sabido hubiéramos estado allí con los demás. Pero no se pudo y el nuevo Príncipe hizo sus planes de cómo deshacerse de todos los que le sobraban. Vi a mi Patria desangrarse en sus orillas, las costas se llenaron de madres despidiendo a sus hijos con lagrimas y durante semanas hubo que soportar la ignominia de escuchar al Maquiavelo de Cuba explicándole al mundo sin pudor alguno que la culpa de todo aquello la tenían los E.U. de Norteamérica.

Nunca nada volvió a ser normal sino peor. Nunca supimos de los que apresaron, cuantos fueron, que paso con ellos? Tras la estampida de los balseros, el malecón se lleno de jineteras, un nuevo vocablo surgido de las miserias habaneras para emular con el epíteto del oficio mas viejo del mundo. En los 7 Km del malecón las jóvenes más bellas de la habana desfilaban cada noche como una gigantesca pasarela para luego continuar tras cruzar el túnel de la 5ta Avenida a lo largo de esta. Recuerdo como pocos días después el Tirano se jactaba de que las prostitutas cubanas eran las mas preparadas y saludables del mundo. Cuanto desprecio y cinismo a las hijas de su propio pueblo!. Del 94 al 96 se vivió una época que parecía de esperanza. Una especie de libertinaje que fue camuflaje de los verdaderos planes del Poder. A partir del 96 todo comenzó a cambiar de nuevo y la pequeña ilusión de cambio se fue extinguiendo. Ahora esta claro todo. La carrera política de Chávez en Venezuela había sido un éxito y su elección permitiría nuevamente alimentar la obsesión napoleónica del Tirano. Una vez mas el mar traería cambios a Cuba: El niño Elián fue el inicio de una ofensiva mediática que derribo toda esperanza de cambio. Había que volver a reclutar adeptos e idiotizar cerebros de modo que volvieron las prácticas fascistas. Marcha de antorchas, simbolismos frente a la oficina de intereses en la habana (Incluso surgio un vocablo surrealista para esta pequeña plaza donde una vez mas se burlaron de la figura de Marti y le pusieron al pequeño Elian en sus brazos: EL PROTESTOMETRO.) Se volvió a las interminables marchas y al gasto de combustible. Las pequeñas medidas liberadoras en la economía fueron revertidas. Las tribunas “revolucionarias” inundaron otra vez el país. Mesas redondas para hablar y criticar al mundo entero menos hablar sobre los verdaderos problemas de la nación. Nadie entendía tanto gasto de combustible cuando no había ni para electricidad pero tampoco era conocido el pacto entre Fidel y Chávez, así que el combustible no seria el problema. Mirando en retrospectiva se pueden hoy entender muchas cosas.

Creo que ninguna capital del mundo ha sido tan destruida y tan odiada por quien se hizo llamar su “presidente” como la bella Ciudad de la Habana. De ella solo quedan migajas y una población de 2 millones de sombras que se han repartido sus ruinas en sus corazones. Mi Habana es una ciudad secuestrada,  pero aquellos sencillos hombres y mujeres en Agosto del 94 sin saberlo salvaron la honra de un pueblo rebelde y desde entoncesquienes nos han robado el pasado presente y futuro han dormido con un fusil AK 47 a su lado pues saben que en cualquier momento las calles se los pueden tragar a ellos.

Un pensamiento en “5 de agosto en la memoria

Deja un comentario