Falsear la historia: el caso de Camilo Cienfuegos

Todos los materiales (textos e imágenes) que aparecen en este sitio, son de la propiedad del autor y está prohibida su reproducción total o parcial en cualquier otro medio sin autorización por escrito del encargado del sitio.

Email: CubaDescubierto@gmail.com

Cubanos, recuerden:

“Cuando los gobiernos temen al pueblo, hay libertad. Cuando el pueblo le teme al gobierno, hay tiranía“.

Thomas Jefferson

Que clase de gobierno hay en Cuba? Solo para pensar.

Todas las fotos se pueden ampliar dando un click arriba de la imagen.
Complejo Historico Comandante Camilo Cienfuegos.

Más fácil se coge a un mentiroso que a un cojo, huelga el refrán popular, pero en el caso de Cuba, la política mendaz de los Castro rebasa los límites de lo aceptable por la inteligencia humana.

Las líneas que siguen no pretendo que se conviertan en un análisis de la verdadera historia de la desaparición del llamado Comandante del Pueblo, Camilo Cienfuegos, mi intención es mucho más altruista; sólo quiero incentivar la reflexión sobre lo que ha sido durante años la praxis del máximo líder del gobierno cubano y su hermano Raúl: la falsificación de la historia, esa misma historia que pretende que un día lo absuelva.

Mucho se ha hablado y escrito sobre la desaparición de Camilo, y todo cae en el campo de la especulación, pero algo siempre ha estado claro y definido según el propio Fidel: no se encontraron restos de la avioneta Cessna 310 No. 53.

Avioneta Cessna 310 FAR 53

Resulta curioso, y a la vez insultante, que frente al Hospital General Docente “Joaquín Paneca Consuegra”, en Yaguajay, y donde se ubica el Complejo Histórico Comandante Camilo Cienfuegos, se expongan restos de la avioneta siniestrada. Una simple mirada a los objetos que se muestran en el citado sitial, evidencia que no corresponden con los una avioneta Cessna 310.

Comparacion.Crear mitos siempre fue una de las obsesiones de la paranoia política de Fidel, empeñado en transformar historia y actualidad en una suerte de conspiración para detentar el poder. No obstante, destruir figuras que le hagan sombra ha sido siempre su obra maestra y, siempre, en el mayor silencio, sin testigos, ni rastros, y mucho menos restos de objetos que contradigan sus declaraciones.

La ocultación de los hechos en torno al fatal desenlace de Camilo, son una muestra del menosprecio innato y calculado de los Castro hacia el pueblo cubano: una abominable tergiversación de los hechos históricos; pero exhibir falsas evidencias, es una macabra elucubración que enturbia nuestra historia.

Las mentiras e irregularidades en la historia de la Cuba castrista van calando en la sociedad cubana de hoy, que no está ajena a la información, allende las restricciones y censuras del gobierno, y la única forma de contrarrestar esa realidad es siendo partícipes del esclarecimiento de la verdad, para que la sociedad cubana esté alerta sobre las artes diáfanas del engaño castrista.

Deja un comentario