PUNTO Y APARTE, hundimiento del Remolcador “13 de Marzo”

ARCHIVO DE CRIMINALES Y SECUASES DEL REGIMEN CASTRO-COMUNISTA. 1

Por Tito Rodríguez Oltmans

Lista de algunos oficiales al servicio del Ministerio del Interior del “Régimen Castro-comunista”  que tuvieron una participación  directa en los acontecimientos del hundimiento del Remolcador “13 de Marzo”, el 13 de Julio de 1994. Todos estos Oficiales han muerto posteriormente de maneras insólitas; producto de una supuesta cadena de infartos masivos(?), y/o, en extrañas circunstancias (¿Suicidios?).  ** — Ellos son los siguientes:

 

— Teniente Coronel A.Parra – Capitán del Puerto de La Habana, un hombre adicto al alcohol y al tabaco, persona introvertida, apenas un mes después del suceso, falleció en su residencia en horas de la madrugada, producto de un infarto masivo. Este oficial debido a su cargo, era el responsable directo de la operación de detención del remolcador. Bajo su mando estaban los remolcadores tipo Polargos que abordaron y acometieron salvajemente contra el Remolcador. Este sujeto fue quien organizó y autorizó la persecución, y fue quien re-trasmitió la orden recibida desde su jefatura, de impedir el escape de la nave a cualquier precio. El presunto infarto le ocurrió estando solo, sin testigos. Esta muerte repentina generó todo tipo de comentarios maliciosos entre sus compañeros de filas, por ser este un hombre, relativamente joven y saludable. Nunca  aceptó su responsabilidad con los hechos, y siempre culpó a los mandos superiores. Contó con un discreto funeral y un simple enterramiento. Hoy nadie lo recuerda.

 

— J. Duran – Capitán de Fragata (retirado)   –  Este sujeto devenido de la noche a la mañana en patrón del remolcador del tipo Polargo I, era un oficial de tierra de la Marina de Guerra, estaba retirado del servicio activo, pero como otros, había sido movilizado por la situación creada en la costa. Hombre de origen campesino, con escasa cultura y con una instrucción elemental, era una persona difícil de tratar y de pocos amigos, arrogante, prepotente y autosufiente, contaba con muy poca experiencia marinera.  Su titulo de patrón se lo había auto-agenciado en la Academia Naval cuando fue su Subdirector, aunque sabia muy poco de marinería y de asuntos de mar. Este sujeto como jefe del Grupo Naval Civil, y el hombre de confianza del mando superior, fue el encargado de las maniobras de abordaje contra el endeble remolcador en escapada. Fue el Oficial que dirigió desde su cabina de mando, los chorros de agua contra la cubierta del Remolcador llena de mujeres y niños indefensos. El mismo fue quien empuñó el timón y enfiló la proa hacia el  Remolcador hecho que acelero el hundimiento . Meses después del suceso, el oficial Duran, como chivo expiatorio, sin propósito definido fue culpado en un circulo cerrado del MININT por lo sucedido, pero nunca, como a nadie, fue sancionado por este hecho y meses después fue despedido de esta empresa con la mayor discreción. Terminó sus días sin honores, ni glorias, sembrando hortalizas  detrás del edificio donde vivía. Al morir estaba medio ciego y perdida parte de la razón. Una madrugada  se lo llevó la muerte con un presunto infarto,  en la soledad de su miserable apartamento en el Reparto San Agustín, en La Lisa. Fue enterrado sin ceremonias y sin pompas.

 

— Mayor M. Areña – Este funesto personaje era conocido como el “Capitán Araña”, además le decían  “El Hombre de Corcho”, porque había logrado sobrevivir a todos los pases de cuentas y ajustes (purgas) que se realizaban frecuentemente en el Ministerio del Interior. Era guatacón, chismoso y habilidoso para complacer a los jefes de turno. Era un hombre alto, blanco, de ojos claros, de buena presencia y que gustaba de la buena vida. Como habia sido Jefe de Inteligencia Naval desde la epoca de la “barbarie” (Etapa en que el Comandante Ramiro Valdez, comandaba el MININT,  dándole a los oficiales de este Ministerio  impunidad e inmunidad total en Cuba), este Oficial se habia apropiado de una lujosa residencia en la Playa de Guanabo, de la que se sabia que él mismo le habia facilitado a la familia dueña de la casa, la salida del País hacia los Estados Unidos para él quedarse con el inmueble y todos los bienes. Este sujeto además era conocido , por despojar de todas las pertenencias, dinero y objetos de valor a los cubanos capturados en los intentos de salida clandestina, asi como, a los miembros de las embarcaciones que provenian de la Florida. Los objetos apropiados los usaba sin rubor, y los mostraba a familiares y colegas como trofeos de guerra. Este Oficial desde su poderoso cargo, dirigia ese año 1994, todas las operaciones de deteccion y enfrentamiento de las salidas no autorizadas del puerto de La Habana y los puntos aledaños del litoral, incluyendo las provincias de Pinar del Rio y Matanzas. Esto lo hacia por medio de una red de informantes voluntarios que disponía a través del MININT. Por este medio, él conocíó de antemano que el “Remolcador” estaba siendo abordado y preparándose para partir repleto de mujeres y  niños, sin embargo, este oficial guardó y tergiversó los informes enviados al Alto Mando, denunciando que a bordo de la nave se estaban refugiando detractores y opositores al regimen, todo ello, con el objetivo de anotarse puntos con sus superiores, para la justificacion del incidente. En este complot asesino, el “Capitán Araña”, junto con el capitan del puerto; Tte Col. Parra, en el primer informe dijeron; que aunque se estaba abordando el remolcador “13 de Marzo” por civiles que pretendían navegar sin permiso hacia los Estados Unidos, esta nave no reunia las condiciones de navegabilidad, que no estaba abastecida con suficiente combustible, que no tenia suficientes lubricantes para esa travesia, y, en resumen, que no estaba apta para navegar mar afuera, por lo que no se le debia prestar mayor atencion al asunto. Ellos dos siempre mintieron a propósito, ordenando que se le quitaran la protección policíaca al muelle de atraque del Remolcador. Esto fue lo que permitió el arribo de los pasajeros, la preparacion y la ejecución de la salida sin que nadie lo impidiera. Los oficiales, solo se limitaron a observar en complice silencio, sabían lo que ocurriria, lo habian organizado todo, estaban conscientes de la tragedia, y dejaron que saliera la nave, ordenando entonces un abordaje con colisión al estilo de los piratas. Con esta accion pensaban escarmentar y frenar a los futuros intentos de salida que se gestaban dentro de la población habanera. Ellos dos, Areña y Parra, junto con otros oficiales, tenian preparado hasta el ultimo detalle el plan del abordaje. Despues de la tragedia, este oficial, Areña, fue el encargado de cerrar y peinar el litoral para la recogida de los posibles restos humanos y materiales que arribarían a la costa. Para ello se le otorgaron hombres y medios, incluyendo bolsas plasticas, para la recogida de los cadaveres.  Firmó el informe oficial, donde explicaba que nunca encontraron nada en la costa, ni desposjos humanos, ni partes del Remolcador. Siempre mintió y tergiverso todo lo sucedido en los informes. Personalmente entregó en Villa Marista varias bolsa con restos de seres humanos y objetos recogidos en la costa. Este Oficial que vivía a solo unos metros del Puesto de Guardafronteras de la Playa de Guanabo, y que era famoso como dijimos, por despojar de las pertenencias y del dinero a los balseros capturados, o asesinados en los intentos de salida. Su vida termino hace unos años. Ya habia sido retirado del servicio activo y se mantenia como informante y colaborador por una cuota extra de alimentos (y bebidas). Lo cierto es que se disparó, o, le dispararon en la cabeza, (nunca se esclareció) un balazo con la misma pistola calibre 45, que exibia como trofeo de guerra, la él contaba orgulosamente como una anecdotaque, le contaba a todos los jovenes marinos, que él mismo le habia cogido de su mano a un joven cubano miembro de los teams de infiltración del exilio que él mato a su llegada a las costa de Cuba hacia mas de treinta años . El presunto suicidio de este sujeto fue en su dormitorio, por lo que nadie pudo conocer si fue realmente un suicidio,o si el mismo Régimen “lo suicido”, ya que su  materia gris estaba esparcida por toda la pared superior de la habitación. El comentario general entre sus vecinos y conocidos, era que se estaba volviendo loco, que era una persona muy irritable, que con mucha frecuencia perdía los estribos, y  siempre discutía por cualquier insignificancia. En esta fase final se habia alcoholizado, y por las noches no apagaba  la luz en su habitacion. (Tal vez sus muertos, se le aparecían y no lo dejaban dormir). Fue enterrado, sin pompas ni ceremonias.

 

— Teniente Coronel C. Hunt. Mas conocido por “El Chino”, era miembro de un grupo de jovenes oficiales de La Marina de Guerra Revolucionaria, que durante la purga del año 1989, habia sido enviado a diferentes Puestos Navales de la Zona Occidental, para tratar de controlar y sanear la corrupción de las tropas guardafronteras. Era un oficial de carrera. Se habia graduado como navegante, y habia ascendido desde comandante de lancha hasta jefe de escuadrilla. Era un hombre reservado y discreto, de caracter afable, de pequeña estatura, con la tez muy bronceada y rasgos asiaticos, por eso el sobrenombre de “El Chino”. Este sujeto ocupaba en el año 1994 el cargo de Jefe de la Escuadrilla de Lanchas Guardafronteras de La Habana. Desde esta posicion, fue el oficial que dirigió en el mar, la operación del cierre total del litoral habanero, como escalón de intercepción del remolcador en el caso de que este lograra escapar hacia mar afuera. Téngase en cuenta que segun el plan diseñado por el MININT, el enfrentamiento inicial con los que se llevaban naves estatales, debia ser interceptados por “Unidades Navales Civiles”, para dar la apariencia de que eran los mismos trabajadores cubanos, los civiles, y no los militares, quienes trataban de impedir que les robaran sus medios de trabajo. Este era el plan para justificar el parte oficial ante la opinion publica. Sin embargo en el plan verdadero, el plan siniestro y asesino de Parra y Areña. El Tte Col. Hunt, “El Chino”, personalmente comandaría la lancha patrullera tipo Griffin, que debía interceptar y hacer regresar al Remolcador 13 de Marzo, y cuando de que se produjera la collision planeada, tratar de rescatar a los posibles sobrevivientes. La Griffin comandada por el Tte Col. Hunt navegaba a solo unas millas del lugar de los hechos, siendo una de los primeras embarcaciones en llegar al punto del siniestro y participar en las labores de rescate de los pocos sobrevivientes. Él fue quien envió a algunos de los sobrevivientes hacia su unidad de la Marina de Guerra, en condicion de detenidos. Despues de la tragedia a Hunt se le ordeno que durante diez  tenia que permanecer en el mar  con varias unidades de la MGR bajo a su mando. Debíendo de permanecer cerca de la costa para recoger cualquier resto humano u otro material que proviniera del Remolcador antes de que estos pudieran llegar a la costa. Para echar los hallasgos se les entregaron unas bolsa negras de polietileno, marcadas y enumeradas, en cada nave se embarcó a un official de la Seguridad del Estado, el que debia garantizar el secreto de los hallasgos. Durante más de diez dias las naves coimandadas por  Hunt, patrullaron todo el litoral costero de la Habana. La operacion se hizo en el mayor secreto, y se tomaron medidas para limitar la navegacion por la zona,  se declararon cerrados todos los puestos de embarcaciones costeras y de pescadores. En medio del grupo de estas naves navegaba un buque de recreo propiedad del minint, “El Maria” el cual habia sido habilitado como hospital y centro forense, además de medicos llevaba  un selecto numero de oficiales de la Seguridad del Estado para garantizar la preservacion del secreto. Aunque varias veces se le vio atracar  en el muelle de Jaimanitas a la nave “El Maria”, y a la lancha capitaneada por Hunt, el  informe oficial emitido, y firmado por el Tte.C Hunt, fue que no se encontraron jamas rastros de ningun tipo provenientes de la tragedia. Siempre se comentó que “El Chino”, era uno de los pocos Oficiales que conoció y que trasportó personalmente los restos humanos que se recuperaron, sin embargo este Oficial evitaba siempre el tema y se ajustaba al informe oficial, de que nunca apareció nada, se conocia que el estaba advertido, de que si revelaba alguna informacion, el y su familia caerian en desgracias. El Teniente Coronel Hunt, continuo durante años al frente de la escuadrilla naval, despues fue promovido a Jefe del Destacamento de Tropas Guardafronteras de la Región Occidental de la isla, recibio varios honores y estimulos materiales, en los ultimos tiempos se dió a la bebida alcohólica,  se enfermó de los nervios y de obesidad, comenzó con problemas de presion arterial, mas problemas psiquiatricos de alucinaciones, depresión y letargo, la esposa lo abandonó y le quitó la custodia de los hijos. En el 2009 al regresar de la Unidad, disgustado como siempre, encontró la muerte, devenida de un infarto masivo (?) en su residencia. Vivía solo en el edificio militar de Santa Fe. Recibió un funeral y un entierro con todos los honores militares.

— Primer Sub Oficial F. Garlobo. – Graduado como jefe de radaristas desde el año 1979, era hombre con sobrada experiencia en la búsqueda radiotécnica costera. También fue del grupo de marineros trasladados a las tropas guardafronteras en el año 1989 para intentar frenar la corrupcion y el desorden en este mando. Era mulato, de procedencia muy humilde, con una limitada cultura general, enemigo de los libros y de las artes, pero se le reconocia por ser un hombre tranquilo. Tenia un caracter afable, siempre sonriente y amaba su profesion de radarista y el mundo de la electronica. En aquel año 1994, era el Jefe del Taller de Reparaciones de los Radares, pero ante la volátil situación creada en el litoral habanero, le habian encargado la misión de asegurar el funcionamiento y la cobertura de las operaciones navales con los radares. Ese día como otros, habia logrado una cobertura radiotécnica total. Cumplia con su guardia en el Puesto de Mando, ajeno a lo que se gestaba en el Puerto de La Habana, cuando comenzaron las maniobras de persecucion y abordaje del Remolcador 13 de Marzo, desde este lugar, aseguró personalmente la exploración, el marcaje y  seguimiento del Remolcador en huida, hasta que este fue capturado y hundido. Para él constituia un objetivo mas sin imaginar la preciosa carga que encerraba en sus bodegas, solo era un simple destello luminico en su pantalla circular de rutina, un destello que se fundio con otro y desaparecio de repente, generando un parte tan laconico como su presencia personal: el objetivo en seguimiento desaparecio del radar. Apenas se inmuto, cuando minutos despues le llegaron las informaciones ampliadas de la tragedia. La respuesta a su conciencia fue simple, ellos se lo habian buscado y el cumplia con su deber militar. Esta siempre fue su justificacion personal. Durante varios años este oficial cansado de tantas miserias y de tantas mentiras, arrepentido del tiempo perdido, se sumió en el mundo del ostracismo, el alcohol y el tabaco, destruyendo a propósito su siempre endeble salud. Hace apenas unos años a este oficial se lo llevo la muerte. Segun el reporte oficial producto de un infarto masivo (?). La parca lo encontró en la soledad de sus miserias, en su humilde morada de siempre en la barriada de Marianao. Tuvo un funeral simple, como su existencia. Hoy nadie lo recuerda.

 

**Información de Cuba obtenida por Vía Diplomática a través de Embajada(s) de País(es) Occidentales..-

 

LOS CRIMENES DE “LESA HUMANIDAD” COMETIDOS POR LOS MIEMBROS DE LA TIRANIA CASTRO-COMUNISTA LEGALMENTE NO PRESCRIBEN.

Deja un comentario