Fidel Castro y el derribo del avión sobre Ucrania

Tomado de http://manchiviri.blogspot.pt/


En vano intento por mantenerse metiendo la cuchareta donde no lo llaman, Fidel Castro califica, como insólita, la noticia del derribo del avión de Malasia y agrega (en tono de mofa) que el hecho ocurrió sobre territorio controlado por el gobierno “belicista” del “rey del chocolate”.
La noticia no es insólita, ya han ocurrido otros derribos.
¿Acaso Fidel Castro no recuerda el día que sus fuerzas armadas estuvieron a punto de asesinar, en 1989, al entonces presidente de Bostwana, cuando (debidamente autorizado) sobrevolaba el Teatro de Operaciones Militares bajo su control (el de Fidel Castro), en Cuito Cuanavale?

El avión fue derribado. Como consecuencia de una encarnizada persecución, con todas las armas anti-aéreas (que no eran pocas), perdió uno de los dos motores en pleno vuelo, a una altitud de 9,500 metros y a una velocidad de 950 kilómetros por hora. El piloto realizó un aterrizaje de emergencia en el aeródromo de Cuito Bie (antigua Silva Porto).

Avion del presidente de Botswana, J. K. Quett Masire

Después de hacerse un autobombo en relación a la ayuda “desinteresada” de su desgobierno al pueblo de Ucrania (concerniente a las víctimas de Chernobil), inmediatamente dice repudiar al gobierno de Ucrania.
¿Quién es Fidel Castro para estar repudiando nada?
¿Acaso no se encuentra retirado de la vida  pública?
Si ya no ocupa cargo alguno: ¿Por qué utiliza el “órgano oficial” del partido de su hermano?
¿Cómo se atreve a culpar de la tragedia a alguien si, el avión cayó en territorio controlado por los separatistas?
¿Por qué mezcla la gimnasia con la magnesia?
¿Qué tiene que ver Ucrania con Palestina?
Solo una mente senil puede relacionar ambos acontecimientos. Alguien del régimen totalitario debe ponerle freno al caballo, porque aunque viejo y cansado, no pierde la oportunidad para inmiscuirse en los asuntos del hermano.
El territorio que hoy ocupa el pueblo de Israel, le fue concedido por mandato de las Naciones Unidas. Me llama mucho la atención que de no haber sido por una perreta diplomática de la entonces URSS (se retiraron de la ONU), jamás hubiese ocurrido semejante mandato pues lo hubieran vetado.
Sr. Fidel Castro, no se puede estar con las decisiones de las Naciones Unidas para unas cosas y para otras no. Hoy en día el pueblo de Israel defiende su territorio de ataques terroristas de una organización llamada Hamas; no de un país.
Los rusos que viven en Ucrania quieren ser parte de la Federación Rusa, pero ellos no constituyen un país. Son secesionistas.
Sr. Fidel Castro, basta ya de estarse inmiscuyendo en los asuntos internos de otros países. Ya su cuarto de hora pasó a la historia.
En estos momentos lo único que le corresponde es, descansar en paz.

Deja un comentario