¿Qué resulta raro en el caso de Fidel Castro Díaz Balart?

Fidel Castro Díaz-Balart con su Rolex Datejust de mas de 5,000.00 Euros.

Fidel Castro Díaz-Balart con su Rolex Datejust.

La lógica tras la noticia.

Por estos días, los titulares de medio mundo informaban del suicidio del primogénito del fallecido dictador cubano, Fidel Castro Ruz. La prensa de la izquierda mundial, más que informar del suceso se deshacía en velados halagos al sátrapa de Birán, tales como exmandatario, expresidente y ex líder, eludiendo los términos apropiados que vestirían con algo de dignidad al periodista, como golpista, dictador, etc. Pero ya conocemos la carencia de valores de gran parte de la prensa mundial.
La muerte de Fidel Castro Díaz-Balart a los 68 años para el cubano de a pie, sería absolutamente intrascendente como la muerte siempre lejana, con visos de extraterritorialidad de la élite dictatorial cubana, si no fuera por el suicidio. Otro más que engrosa la larga lista de suicidios de la aristocracia verde olivo, mantenidos en el clásico “secreto de estado” como los de la familia Allende, Dorticós y Haydeé Santamaría, entre los más conocidos.
¿Qué resulta raro en el caso de Fidel Castro Díaz Balart? Aunque los medios oficiales no informan de la causa directa de la muerte, algunos medios se han hecho eco de fuentes extraoficiales que aseguran que se lanzó al vacío desde gran altura, mientras algunos se hacen eco del uso de un arma de fuego. Ésta última comprometería en gran medida al gobierno, porque la primera medida y habitual en los casos de depresión es retirar del alcance del enfermo cualquier arma de fuego e incluso arma blanca o cualquier objeto con el que pueda lesionarse. En el caso de un personaje como el primogénito del sátrapa, estas medidas serían elementales y de fácil ejecución, pues tienen un grupo de Seguridad Personal a tal efecto.

Clinica de Seguridad Personal en el reparto Kolhy.

En el caso de salto al vacío no deja de ser comprometedora tal versión. Habitualmente, los departamentos de todas las instituciones hospitalarias o clínicas dedicadas a la atención de este tipo de pacientes con psicopatías, tienen medidas de protección en ventanas y puertas con acceso a sitios libres, especialmente las que están en plantas altas precisamente para evitar tales desenlaces. En el supuesto caso que por alguna razón, eludiera una de estas medidas de seguridad, tendría además que superar el obstáculo de su escolta personal, habitualmente individuos corpulentos y entrenados, con conocimientos de artes marciales como para reducir a cualquier individuo, más a un hombre de 68 años.
¿Cómo murió? Tal vez algún día lo sepamos, como muchos otros casos mantenidos en secretos por la élite dictatorial, de tales miembros de la Cosa Nostra gubernamental cubana puede esperarse cualquier cosa. Han violentado un país, han violentado una república por décadas.
Los informadores del exilio, relacionados con la élite gubernamental por vía hereditaria y hoy erigidos en “periodistas” por obra y gracia de la maquinaria de prensa amarillista y de sospechoso verde olivo, podrán decir cualquier cosa. Lógica y más lógica, que es indestructible. Los millones atesorados por la monarquía Castro traerán más muertes aún, lo dijo Balzac: “…detrás de cada gran fortuna, hay un crimen…”.

Fidel Castro Diaz Balart junto a su esposa Maria Victoria Barreiro Davalos. 

Ahí Fidelito, no pensaba en la comida que los cubanos no tenían.

¿Qué volara por los aires? No me extraña, vivió durante sesenta y ocho años por encima del pueblo, siempre voló. ¿Quién lo mato? No me importa, parte de la leche que me quitó el gobierno a los siete años, se la bebió él, que le aproveche.

R.Muñoz.

Deja un comentario