Espantapájaros humanos para los Dictadores.

Espantapájaros humanos para los Dictadores.

Crímenes de Fidel Castro

Aquí les copio lo que el  General Rafael del Pino, escribe en el libro “Proa a la Libertad” sobre una cacería  de patos con trágicas consecuencias.

En los primeros días de diciembre de 1980 se recibió la noticia en el Estado Mayor de la DAAFAR (Fuerza Aérea Cubana) que se había producido un accidente catastrófico al sur del pueblo Candelaria en la provincia de Pinar del Rió. Los primeros informes reportaban que el avión un AN-2 matricula 12-01, perteneciente al regimiento UM 3688 basado en Playa Barbacoa, se había estallado cerca de los manglares de la costa sur pereciendo todos los ocupantes: los tres miembros de la tripulación más oficiales del Ministerio del Interior.
Forme la comisión investigadora y nos trasladamos al lugar de los hechos en horas de la tarde del próximo día. Allí supimos que el capitán de la nave, primer teniente Melquíades Sierra, había resultado el único sobreviviente y que las heridas recibidas resultaban de tal envergadura que quedaría imposibilitado para el resto de su vida.
Próximo al lugar en que se precipito a tierra la aeronave estaban las fincas especiales de la Elite gobernante conocida por LA VIBORA y LA DESEADA. Estos dos lugares resultaban los predilectos para la cacería de patos que en esa época del año emigraban desde latitudes superiores buscando temperaturas mas calidas. Ambas fincas estaban equipadas con las más sofisticadas comodidades del mundo occidental, incluyendo dos plataformas para el aterrizaje de los helicópteros bajo cualquier condición metereologica, tanto de día como de noche.
Las oscuras circunstancias del accidente comenzaron a esclarecerse a medida que avanzaba el proceso de investigación. La aberración en los caprichos del presidente Fidel Castro y su hermano Raúl habían llegado al extremo de de que, no conformes con la afluencia de pequeñas bandadas de patos para el disparo de escopetas, habían recurrido al uso de las aeronaves militares para que, volando rasante sobre los mangles, espantaran mayores cantidades de aves en dirección a los puntos en que ellos se encontraban apostados.
Los dos oficiales del Ministerio del interior a bordo del avión, resultaron ser miembros de la escolta personal del Presidente. Por declaraciones tomadas a diferentes testigos, incluyendo a otras tripulaciones que anteriormente habían sido obligadas a realizar este peligroso trabajo, se pudo conocer que la misión fundamental de aquellos guardaespaldas a bordo de la aeronave era de forzar a los pilotos a embestir las concentraciones de patos en vuelo rasante aun a riesgo de sus propias vidas.
El día del accidente, después de haber repetido la operación varias veces, el AN-2 fue golpeado en el estabilizador horizontal de la cola por uno de los patos y el piloto intentando de alcanzar la pequeña pista EL FRANCES situada a corta distancia de el lugar, perdió el control de la aeronave estrellándose contra tierra.
Concluida la investigación, el jefe de la DAAFAR y el Estado Mayor General no solo prohibieron la divulgación de la catástrofe, sino que además desaparecieron el expediente. Este tipo de incidentes en Cuba no terminaron aquí. Otro día te contare más.
Cuatro personal muertas y otro inválido por servir de ESPANTAPAJAROS a un capricho macabro de Fidel Castro. 

 Area de los hechos

También quiero ponerles un email de un piloto de helicópteros de la DAAFAR sobre los mismos hechos, para así corroborar lo escrito por el General Rafael del Pino en su Libro “Proa a la Libertad”.

 

Esta foto es tomada desde Google Earth, pero aqui les pondre otra primicia.

Esta foto fue tomada el 14 de Noviembre del 2008 del area de las dos Rampas en la base aerea de San Antonio.

Estaba en la guardia combativa, en San Antonio de los Baños, cuando recibí la orden de “Macabí” (indicativo del P.M. para la aviación de transporte y helicópteros) de posición uno, arranque y despegue.
De inicio me resultó chocante, puesto que un helicóptero no es un caza interceptor y normalmente recibe indicaciones previas antes del cumplimiento de una misión. No obstante, los tripulantes pensamos que podía tratarse de una misión de Búsqueda, Salvamento y Rescate (BSR) y que debido a la posible situación existente, no hubiera tiempo para tal cosa.
No obstante, la escuadra, que normalmente acompaña a la tripulación durante éstas misiones de BSR nunca llegó a la posición de la guardia combativa.
El P.M. no nos dió ni autorización para dirigirnos a la pista 23 de San Antonio y nos autorizó el despegue desde la misma posición del refugio (refugio abierto por supuesto).
Una vez en el aire, como si fuésemos un avión interceptor nos ordenaron establecer un rumbo.
En la medida que el tiempo transcurría, la situación se iba tornando más extraña y ante el temor de perder la comunicación, solicitamos del P.M. instrucciones.
La respuesta fue más intrigante aun: “Cuando lleguen al punto. Establecerán comunicación con ustedes, por ésta misma frecuencia”.
Efectivamente, al cabo de cierto tiempo de vuelo, llegamos a un punto al sur de la provincia de Pinar del Rió. Más exactamente en la costa sur de la provincia, entre los pueblos de San Cristóbal y Candelaria.
Efectivamente y para sorpresa nuestra, al llegar a un punto entre tierra firme y los mangles característicos de la zona, nos llamaron por nuestro indicativo, señalándonos hacia donde debíamos dirigirnos.
Manteníamos un nivel de vuelo de 300 metros sobre el terreno y nos ordenaron descender.
Al ver que se levantaban gran cantidad de pájaros, decidimos incumplir la orden y mantener la altura de vuelo.
De esa forma dimos varios pases en diferentes direcciones y siempre nos ordenaban descender y nosotros respondíamos que no era prudente, dada la cantidad de pájaros que había en la zona.
Por último nos dieron la orden de aterrizar al lado de una casa donde habían varios automóviles y jeeps militares.
Se nos acercó un oficial con uniforme del MININT y nos dijo que Almeida y Guillermo (Juan Almeida Bosque y Guillermo García Frías, ambos Comandantes de la Revolución) estaban furiosos porque nosotros no queríamos volar rasante y los patos en lugar de ir hacia ellos, volaban en dirección opuesta.
Podrán imaginarse las caras que pusimos los miembros de la tripulación. De aviadores, por obra y gracia de dos de los dirigentes vitalicios, nos habíamos convertido en ESPANTAPAJAROS.
Como jefe de la tripulación me negué a continuar realizando dicho vuelo por considerarlo una violación de las medidas de seguridad y regresamos al aeródromo, donde tuve que realizar un extenso y pormenorizado relatorio de cuánto había acontecido desde el momento en que nos dieron Posición uno.
En los días sucesivos fui entrevistado por varios oficiales de la Contra Inteligencia Militar (CIM), conocidos y no conocidos.
Todo el tiempo mantuve el argumento de la seguridad de los vuelos y en ningún momento se me ocurrió decir absolutamente nada sobre lo que había visto, ni lo que había escuchado y mucho menos mencioné los nombres de Guillermo ni Almeida. Ellos podían ser unos cretinos y no conocer nada de aviación, pero a mí ya me dolían las nalgas, de estar sentado sobre un paracaídas y no iba a permitir, ni que me ocurriera un accidente, ni que me suspendieran de vuelo por motivos “ideológicos”.
Estoy relatando un hecho que ocurrió en la segunda mitad de la década de los setenta.
Escuché decir que el informe que redacté había llegado al Estado Mayor de la DAAFAR y que allí se había formado tremendo revuelo. Por supuesto que tampoco me interesé mucho por el revuelo. A mi lo único que me interesaba, era que pasara el mal momento y me dejaran tranquilo, pues por esa época tenía fama de ser bastante bocón. El guajiro Benigno González Cortes me había puesto el mote de “Tres Pasos”, por el veneno que destilaban mis argumentaciones.
Para finalizar. Los vuelos de éste tipo fueron suspendidos por algún tiempo y volvieron a realizarse finalizando 1979 y principios de los 80, hasta el fatídico accidente que relata el forista Luis.

Esta foto es de un helicoptero Mi-8 similar al de este incidente, por cierto fue tomada dentro de la Base Aerea de Santa Clara en el 2008.
_________________
El déspota cede a quien se le enfrenta, no a quien se le humilla, con su única manera de ceder que es desaparecer. A los que le desafían respeta, nunca a sus cómplices José Martí.

 

Saludos Luis Domínguez

4 pensamientos en “Espantapájaros humanos para los Dictadores.

  1. conosco todo lo detallado aqui tambien por ser el piloto que durante 8 anos realizo esta labor , aparte de ser piloto ejecutivo realizando esta encomienda para Pedro Miret Prieto.Fui detenido por la CIM el 13 de diciembre de 1979, pocos dias despues de haber llevado a cavo mi ultimo espanta pajaros en la vibora y la deseada Comense esta tarea en el Taje, muy cerca del pueblo llamado San Pedro ,no muy lejos de Trinidad en el ano de 1971. De tal forma que estando en la U/m 3688 de san antonio de los Banos ,mi nombre llegaba por disposicion del estado mayor general . Las personas que tubieron el accidente son piloto, Martin Ivanez Cruz ,sobreviviente,Julio Oviedo mirabal , fallecido, era el mecanico de vuelo los demas no recuerdo haberlos conocidos. Edelberto Espinosa . Piloto aviador

  2. El que suscrive era el piloto que hacia este trabajo,fui piolto ejecutivo por mas de cinco anos, esto comenzo en 1971,en la Laguna el Taje. El 13 de dicienbre de 1979 fui de detenido y enviado a prision. Se envio a un joven piloto sin experiensa y tubo un accidente pereciendo varios ocupantes varios del aparato,esto fue en la zona del Frances,cerca de la laguna la Vibora, pinar del rio. nombre del piloto Martin Ibanes cruz .Perecio el mecanico julio Oviedo mirabal.

Deja un comentario